Unión de esfuerzos para difusión de conocimiento en depuración biológica del agua

Escuela de Microbiología aplicada al Agua es un proyecto surgido de la colaboración de GBS e Instituto Didactia con el objetivo de aportar una formación especializada desde la experiencia adquirida por los componentes de GBS a lo largo de su trayectoria en el campo de la Microbiología de las Aguas Residuales. Esta formación permitirá dentro del sector de las aguas residuales, aumentar la competitividad y optimización de los procesos depuradores biológicos, gracias a la formación de los técnicos y estudiantes que se acerquen a estos curso

 

escuela de microbiologia aplicada imagen blog 640

 

GBS, en su compromiso de difusión de la Microbiología de la Depuración de las Aguas Residuales y como agente de contacto entre el mundo científico y las empresas, ha firmado convenio con Instituto Didactia, entidad especializada en formación.

El objetivo de esta colaboración es aportar una formación especializada desde la experiencia adquirida por los componentes de GBS a lo largo de su trayectoria en el campo de la Microbiología de las Aguas Residuales. Esta formación permitirá dentro del sector de las aguas residuales, aumentar la competitividad y optimización de los procesos depuradores biológicos, gracias a la formación de los técnicos y estudiantes que se acerquen a estos curso.

El objetivo de estos cursos es dotar al alumno de los conocimientos y capacidades prácticas para diversas técnicas de microbiología aplicadas al ciclo del agua y su posterior interpretación crítica de los resultados.

Como inicio de esta colaboración, y bajo el nombre de Escuela de Microbiología Aplicada al Agua, se han programado las siguientes acciones formativas:

  • Evaluación de Riesgos Biológicos en EDAR: Los contaminantes que transportan las aguas residuales pueden ser de tipo químico (iones metálicos, compuestos de azufre, compuestos nitrogenados, aldehídos, acetonas y ácidos) y de tipo biológico (microorganismos), y hallarse en forma sólida, líquida o gaseosa. La adecuada gestión de las instalaciones de recogida y tratamiento de aguas residuales, además de la protección del medio ambiente, ha desarrollado una creciente preocupación por la protección de los trabajadores de las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) frente a los riesgos de exposición a agentes biológicos.

Las aguas residuales suelen transportar, bacterias, virus, hongos y parásitos procedentes de reservorios humanos o animales. En general estos microorganismos son de origen fecal y no patógenos (no producen enfermedades) y pueden vivir de forma natural en el agua y en el suelo, aunque la mayoría están unidos a los materiales en suspensión, lo que explica su concentración en los lodos de decantación del proceso de la EDAR.

Otros microorganismos pueden estar asociados a la presencia de animales que viven en este entorno (ratas e insectos) o bien asociados a objetos contaminados con fluidos biológicos que son retirados al inicio del proceso (jeringas, preservativos, compresas higiénicas, apósitos, etc.).

La concentración de los agentes biológicos en las aguas residuales está en función del reservorio humano o animal, de su dilución en los efluentes y de su supervivencia en el medio.

En general, las aguas residuales de procedencia doméstica tienen una composición relativamente estable. Sin embargo, su contenido puede variar por distintas causas principalmente cuando la recogida es en una red única. También a causa de epidemias pueden variar las concentraciones y aumentar temporalmente la contaminación de las aguas residuales por el microorganismo causante.

+ información

La incidencia humana sobre las aguas se ejerce desde la necesidad de disponer de agua potable, cuyo uso repercute en el medio receptor a través del vertido a sistemas naturales de los efluentes residuales. En el intento de contribuir a la conservación de los recursos hídricos, es necesario establecer los criterios de calidad que han de reunir las aguas residuales antes de ser evacuadas a un sistema receptor o los controles de calidad necesarios en caso de regeneración de esas aguas.

En este sentido, los futuros profesionales del medioambiente necesitan una formación profunda, eminentemente práctica, impartida por profesionales con sobrada experiencia en el sector, que les posibilite conocimientos de aplicación real. En este curso se propone un temario dirigido a la adquisición de conocimientos generales relacionados con la gestión integral del ciclo del agua (potable, residual y regenerada) a nivel de técnicas de control microbiológico.

+información

Los niveles de reutilización de las aguas depuradas, deben ir aumentando según las directrices estatales, como recurso alternativo que palie el déficit hídrico de nuestro país.

Este decreto define el marco de actuación y los límites legales en el que se puede producir esta reutilización sin generar riesgos para la salud humana y el medio ambiente.

Uno de los parámetros biológicos regulados es la cuantificación de nematodos intestinales en las aguas regeneradas.

Los profesionales del sector y estudiantes de carreras técnicas, necesitan formarse de manera específica en este tipo de extracciones, para adecuarse a los nuevos requerimientos legales.

+informa

Puede que te interese

BannerDEDAR NUEVO