Una tecnología de purificación israelí limpiará el agua británica

A pesar de ser efectivos, los sistemas de aireación tienen algunos problemas, incluida su limitación para ser usada en piletas artificiales más pequeñas y lagunas. Además, normalmente requieren de una gran cantidad de energía. La empresa de Israel permite que haya un mayor despliegue de sistemas de aeración a un costo más bajo.

 

19354

La empresa israelí Mapal Green Energy cerró un acuerdo para entregar su solución de purificación de agua a la empresa Anglian Water de Gran Bretaña, la cual tiene cuatro millones de clientes.

A pesar de ser efectivos, los sistemas de aireación tienen algunos problemas, incluida su limitación para ser usada en piletas artificiales más pequeñas y lagunas. Además, normalmente requieren de una gran cantidad de energía. La empresa de Israel permite que haya un mayor despliegue de sistemas de aeración a un costo más bajo.

El uso de burbujas para limpiar agua ha estado en boga desde los años ’20. La idea es bombear oxígeno – por lo tanto burbujas – a aguas residuales para aumentar su “digestión aeróbica”, un proceso que ocurre en presencia de oxígeno en los que las bacterias consumen materia orgánica y se convierten en dióxido de carbono, el cual es luego liberado a la atmósfera. El sistema tiene beneficios adicionales, como crear una biomasa de desechos en las cañerías, lo que hace más fácil filtrar el agua y el lodo.

El problema en usar la aireación para la purificación de agua ha sido que el oxígeno llegue a todas las partes de las aguas residuales. Tradicionalmente muchos servicios de agua han usado sistemas mecánicos de aireación para esparcir las burbujas, pero éstos consumen una gran cantidad de energía y tienen altos costos de mantenimiento.

Los sistemas de aireación masiva – los cuales impulsan el oxígeno en el agua – son más efectivos y baratos pero igual usan mucha energía, y pueden ser usados solo en piletas de concreto o lagunas con solo unos pocos metros de profundidad.

El sistema de Mapal resuelve todos estos problemas, según su CEO, Ze’ev Fisher. La idea de la compañía es usar los aireadores que “viajan” a través de la superficie del agua, enviando oxígeno a través de la pileta – hasta una profundidad de seis metros. A diferencia de los difusores mecánicos de flotación, la versión de Mapal tiene una serie de tubos que se extienden en el agua, lo cual requiere menos energía para empujar el oxígeno a mayores profundidades. Además, el oxígeno llega a todas partes de las aguas residuales, asegurando que la digestión aeróbica pueda ocurrir de maneras iguales en todas partes del lugar. Debido a que los tubos pueden llegar a todas partes, el sistema no necesita mucha energía para empujar el oxígeno. Según los estudios citados por la compañía, este sistema pude ahorrar hasta el 70% de la energía usada en los sistemas de difusión, así también como el 80% de los costos de mantenimiento.

Iton Gadol