Un verano sin playas

Por trámites burocráticos, por la pasividad por parte de las administraciones locales o incluso debido a las discrepancias en las competencias de las mismas con el organismo insular, lo que está claro es que tanto los habitantes de la isla como aquellos que hayan optado por Tenerife como destino de sus vacaciones se han encontrado con dificultades para acceder a sus playas en unas circunstancias que seguro no eran las esperadas.

 

playaZona vallada de Playa Jardín en el Puerto de la Cruz-

 

Concluye agosto y tras él se va un verano atípico en el que las irregularidades climatológicas no han sido el único inconveniente que se han encontrado los bañistas y turistas de Tenerife para poder acceder a las playas y zonas de baño de la isla. Hasta en siete municipios y por diferentes motivos, los usuarios de las costas tinerfeñas se han encontrado con playas cerradas al público, o con dificultades en su acceso, ya bien por problemas de desprendimientos, así como por contaminación de sus aguas por vertidos fecales o incluso por problemas a la hora de intentar aparcar en sus inmediaciones.

La contaminación de las costas por culpa de la emisión de aguas residuales es un problema que verano tras verano provoca el cierre de muchas playas por parte de las autoridades, ya que supone un problema de salud pública. El biólogo marino Agustín Espinosa denuncia que todo se debe al mal funcionamiento de las depuradoras, y afirma que las administraciones locales no están yendo a la raíz del problema. Según Espinosa, los ayuntamientos han invertido en arreglar los emisarios de residuos simplemente para hacer que estos expulsen las aguas negras más lejos de la costa.

El propio Agustín Espinosa es miembro de la formación alternativa ‘Sí Se Puede’ en Candelaria donde a finales de julio se convocaba una rueda de prensa para presentar evidencias sobre la emisión de aguas residuales en el fondo de la playa de Las Caletillas. La principal prueba era un vídeo obtenido gracias a la colaboración de un equipo de submarinistas en el que se aprecia cómo el emisario ubicado en la zona vertía aguas negras sin depurar a pocos metros de la costa.

 

 

Leer artículo completo en CADENA SER