Un laboratorio de análisis de agua móvil permite optimizar costes en la instalación de una depuradora

La empresa valenciana Acondaqua traslada los laboratorios de análisis de agua hasta cada industria, alcanzando reducciones en la instalación de un sistema de depuración de hasta el 15%.

 

unidad móvil acondaqua-reducida

La empresa Acondaqua, que ha establecido una alianza comercial con Grupo Projar, y que está dedicada a la depuración de aguas residuales, es la única compañía en España que cuenta con una unidad móvil que desplaza hasta las instalaciones de sus clientes para realizar los análisis químicos necesarios. Con esta unidad móvil evalúa sus necesidades y ofrece la mejor solución para la depuración o tratamiento de aguas.

Lo habitual es que las empresas del sector tomen muestras o un histórico analítico y lo lleven a sus laboratorios. Acondaqua es la única empresa del sector que desplaza su laboratorio a las instalaciones del cliente haciendo pruebas in situ que demuestran la eficacia del sistema.

Este sistema de trabajo de diagnóstico permite a las empresas ahorrar costes de infraestructuras, ya que Acondaqua asesora sobre qué partes de la instalación pueden reutilizarse con una reparación y puesta a punto y qué partes deben actualizarse, cambiarse o añadirse.

Este servicio, su “pilotaje de vertidos”, les ha permitido acceder a proyectos tan singulares como la instalación de sistemas de tratamiento de aguas en un zoocriadero de cocodrilos en Colombia, hasta un proyecto en un matadero al que llegaban todo tipo de restos animales y no contaba con ningún tipo de desbaste. Requirió un trabajo de medición de caudal de 1.100 m3/día y la caracterización durante 24 horas diarias, durante dos semanas.

Alejandro Pérez, responsable de Acondaqua reconoce “cuanto más complejo es el proyecto, más posibilidades tenemos de que nos lo adjudiquen, ya que el hecho de desplazar el laboratorio hasta las instalaciones del cliente nos permite obtener una información más amplia y detallada de sus necesidades, no sólo en materia de vertidos, sino a nivel de proceso productivo, infraestructuras y un enfoque de Ciclo Integral del Agua. Un símil que permite entender cómo trabajamos es el de la visita al médico: diagnosticamos antes de operar. Visitamos al cliente, establecemos un diagnóstico y, en función de cada caso, ensayamos a su lado varios sistemas de tratamiento para sus vertidos o para su agua de consumo, de forma que el cliente entiende cuál es el objeto de su inversión y esto nos permite solucionar su necesidad con la mejor propuesta.”