UAM y Seciti crean tecnología innovadora para planta de tratamiento que recicla 90% de agua

  • La Planta de Procesamiento de Efluentes provenientes de la Limpieza de Automóviles, es única en el mercado por su tecnología y en este proyecto funcionó a la perfección la llamada “triple hélice”, aseguró el Dr. René Drucker Colín, Secretario de Ciencia, Tecnología e Innovación del Distrito Federal.

  • Permite la recuperación de 90 por ciento del agua sucia en un tiempo máximo de 30 minutos, puede ser reutilizada por meses, de manera continua, y los lodos son biodegradables para transformarlos en abono

boletin-014-apoya-seciti-creacion-de-planta-de-procesamiento-de-agua-para-autolavado-que-recupera-90-por-ciento-del-liquido

La Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación (SECITI) del Distrito Federal, mediante un convenio con la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Unidad Iztapalapa, logró el desarrollo y puesta en marcha de la Planta de Procesamiento de Efluentes provenientes de la Limpieza de Automóviles, que opera en la agencia de autos Fame Toyota Perisur y permite la recuperación de 90 por ciento del agua sucia en un tiempo máximo de 30 minutos, para ser reutilizada por meses.

El Dr. René Drucker Colín, titular de la SECITI, señaló en conferencia de prensa que se invirtieron dos millones 900 mil pesos, por parte de esta dependencia, con lo cual fue posible crear la Planta de Tratamiento, única en el mercado por su tecnología.

“Permite que el agua tratada presente características menores a los requerimientos por la norma NOM-002-ECOL, para agua de uso humano. Aunque en este caso no se utilizará para que la consuman las personas, sí garantiza la inocuidad para ser manipulada por el personal que se dedica a lavar los automóviles”, enfatizó.

En la Ciudad de México, agregó, existen más de mil 900 centros de lavado de autos, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) del 2009 y la cantidad de agua que se requiere en ese tipo de establecimientos es de un millón de metros cúbicos mensuales. A pesar de que estos centros de lavado deben utilizar agua residual tratada de pipas de proveedores particulares, su calidad no cumple con lo establecido en las normas oficiales.

El titular de la SECITI subrayó que en este caso funcionó a la perfección la llamada “triple hélice”, porque “el gobierno hace lo que le toca hacer como es identificar un proyecto, el investigador desarrolló el proyecto y la empresa mejora sus tecnologías y le apuesta a la inversión en innovación”.

La tecnología que se empleó para el proyecto desarrollado con el apoyo de la SECITI fue innovadora y creada en la UAM Iztapalapa para el reciclado, aprovechamiento de recursos hídricos, ahorro de agua y generación de productos de valor agregado.

Drucker Colín confió en que se puedan instalar otras plantas en diferentes auto lavados con lo cual se ahorrarían 17 mil millones de litros de agua. Resaltó que se desarrollará una segunda etapa del proyecto para poder instalar esta tecnología que utiliza la Planta de Procesamiento de Efluentes provenientes de la Limpieza de Automóviles en otras agencias de autos. “Esto traería consigo el ahorro de miles de litros de agua que se van diariamente al drenaje y, desde luego, beneficios a los habitantes de la capital del país”.

Adelantó que tuvo acercamiento con algunos legisladores electos para que emitan una norma para los negocios de autolavado, que los obligaría a tener una planta de tratamiento de agua y avanzar en el tema del ahorro del vital líquido en la Ciudad de México.

El Dr. Ignacio González Martínez, líder del proyecto y Profesor Titular de la UAM Iztapalapa, explicó que la tecnología consiste en un tanque de mezclado, un sedimento novedoso y un sistema de control de pH, que lleva a la utilización de cantidades mínimas de biopolímeros y sales inorgánicas, lo cual permiten una remoción de los sólidos suspendidos superior a 95 por ciento, con una recuperación de 90 por ciento del agua, en un tiempo máximo de 30 minutos y con una producción de lodos biodegradables, los cuales pueden ser transformados en abono.

Agregó que la calidad del agua obtenida cumple con todos los puntos descritos en la NOM-02 para su reúso; además, la serie de elementos de los que está constituida la planta, filtros y ozonizador, permiten obtener valores de los parámetros tanto físicoquímicos como microbiológicos menores a los requeridos por la norma NOM-127- SSA1-1994 para agua de consumo humano, aunque reiteró que no se utiliza para consumo de personas, pero sí puede ser manipulada sin problema por personal que lava los automóviles.

La planta al eliminar eficientemente las grasas, jabón y microorganismos contenidos en el efluente también genera lodo biodegradable que pueden transformarse en abono.

González Martínez comentó que la tecnología única que se desarrolló para este proyecto ha permitido que el equipo de investigadores de la UAM Iztapalapa cuente en la actualidad con dos patentes y una en trámite ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial. Además, “podemos hacer un traje a la medida”, porque este tipo de planta también se puede instalar en hospitales, en la industria de cosméticos y autoservicios que incluyen negocios de alimentos, dijo.

En su oportunidad, Marco Antonio Valle Luna, Consultor TSM de Toyota México resaltó que en esta empresa hubo confianza en este proyecto porque “lo que en su momento era un lugar donde olía mal, por el desecho de agua sucia, ahora es un sitio donde se lavan los automóviles y después de que el agua sucia pasa por la Planta de Tratamiento ya no despide ningún olor y sale totalmente limpia. Toyota es una empresa comprometida con el medio ambiente y confiamos en que esta sea punta de lanza para la empresa, para la industria automotriz, pero siempre en beneficio de las personas”.

Mauricio Merino, Director de Operaciones de Grupo Fame, y Marco Salazar Pérez, Gerente de Postventa de Toyota Fame Perisur, resaltaron que siempre creyeron en este proyecto y la Planta de Procesamiento de Efluentes provenientes de la Limpieza de Automóviles, debe considerarse como un ejemplo para la Ciudad de México y para el país, porque al permitir que se instalara en la agencia donde opera permanentemente desde hace cuatro meses, el beneficio no sólo es económico, porque el agua se recicla y reutiliza, además garantiza a los trabajadores que no tendrán ningún problema de salud con su uso y los clientes pueden irse satisfechos con un servicio de calidad.

SECITI

banner-edar-pie-post