SMA colidera un proyecto para tratar residuos de fármacos en depuradoras

La toma de medicamentos acaba por llegar al agua cuando se tira de la cadena. Son “microcontaminantes emergentes” que llegan a las aguas residuales y que un proyecto pionero, que emprenden cinco empresas gallegas, pretende detectar y eliminar en depuradoras. La compañía viguesa Soluciones Medioambientales y Aguas, SMA, es una de ellas, y la encargada de aportar a esta iniciativa su conocimiento y experiencia en el tratamiento de aguas para pequeñas poblaciones.

viguesa-smaEquipo de depuración de SMA cerca de Mondariz./Jesús de Arcos

 

El proyecto, denominado Demagua, está financiado por el Fondo Tecnológico, la división de los Fondos Feder para las iniciativas de I+D, con una dotación de 1,5 millones de euros. La compañía Labaqua (Santiago) lidera este plan y, además de SMA, participan Viaqua (antigua Aquagest), Espina Obras Hidráulicas (también de Santiago) y Robingal (O Carballiño). Cada una de las firmas aportará su know-how en el tratamiento de aguas. Todas ellas han contado además con el Centro Tecnológico del Agua (Cetaqua), la Universidade de Vigo y la de Santiago.

Las empresas han optado por centrarse en los residuos con origen de productos farmacéuticos, cuya “incidencia en el medio” se ha empezado a descubrir recientemente. “Sabemos apenas un 1% de lo que conoceremos en el futuro”, explica el gerente de SMA, Mario González. “Galicia tiene una población más envejecida”, lo que también ha decantado la decisión de centrarse en los microcontaminantes farmacéuticos.

La pretensión de la iniciativa Demagua es, en primera instancia, tener “más conocimiento” sobre este tipo de residuos, que llegan a las estaciones de depuración en micropartículas. Además, como sostiene González, el objetivo pasa por “desarrollar técnicas que permitan” su tratamiento específico. No hay nada en el mercado a día de hoy que esté enfocado en la detección de estos contaminantes, de ahí que a largo plazo el proyecto podría exportarse. “Es el comienzo de un largo viaje”

Leer artículo completo en Faro de Vigo