Siete institutos tecnológicos trabajan para mejorar sostenibilidad industria en agua, residuos, ecodiseño‏

Una guía para mejorar los procesos de reciclaje y aprovechamiento de residuos, una aplicación informática para estimar los impactos ambientales asociados a un producto, y una mejora en el nivel de reciclabilidad de las aguas depuradas en polígonos industriales son los últimos avances del proyecto PROSOCOM que busca aumentar la sostenibilidad y competitividad de las empresas.

 

planta piloto aguasPlanta piloto

 

Siete institutos tecnológicos valencianos AIJU, AINIA, AITEX, INESCOP, ITC-AICE, ITE y AIMME, liderados por este último, han estado trabajando de forma coordinada para desarrollar herramientas capaces de impulsar procesos industriales más sostenibles que contribuyan a la mejora de su competitividad, desde tres ejes tecnológicos: agua, energía-residuos y ecodiseño. El está cofinanciado por IVACE y por Fondos FEDER.

 

Aguas: mejora de la reciclabilidad reduciendo costes
En el marco de este eje de aguas se ha podido comprobar que es posible mejorar el nivel de reciclabilidad de las aguas depuradas en polígonos industriales, reduciendo los costes de operación de la empresa y minimizando los consumos de agua de captación. Este hecho contribuye significativamente mitigar la actual sobreexplotación de las masas de agua de la Comunidad Valenciana y al mismo tiempo incrementar la competitividad de las empresas.

Para ello, se han identificado diversas propuestas de mejora, relacionadas con el tratamiento de aguas residuales definiendo los tratamientos de reciclabilidad óptimos, según calidades y usos del agua, en los polígonos industriales actuales, como es el caso de las aguas de un polígono monosectorial del textil, las de un polígono multisectorial con EDAR cercana al polígono, sin tratamiento terciario y otra entre los sectores industriales dentro del mismo polígono.

Los resultados obtenidos demuestran que se podrían reciclar altos porcentajes de agua depurada mediante un tratamiento terciario compuesto por un proceso físico-químico, filtros de arena y membranas de ultrafiltración. Incluso, podrían recuperarse importantes cantidades de agua residual, estudiando las proporciones adecuadas de agua limpia y aplicando tan solo un proceso físico-químico.

 

Energía-Residuos: guía de mejoras para valorización de residuos   
En el marco de este eje se ha elaborado un catálogo de medidas de mejora de los procesos de reciclaje y/o valorización de residuos que pueden ser implantadas en instalaciones para tratamiento de distintos tipos de residuos de la Comunidad Valenciana de forma ágil y sencilla. Este catálogo describe 66 medidas, de las cuales 19 son genéricas y 47 son aplicables a industrias específicas.

Para ello se realizó una evaluación de las tecnologías de obtención de Combustibles Derivados de Residuos (CDR) o Combustibles Sólido Recuperado (CSR) a partir de fracciones rechazo de plantas de triaje y también de las tecnologías para el reciclaje de digestatos provenientes de plantas de biogás.

Se seleccionaron una serie de medidas, estrategias o tecnologías que potencialmente permitieran identificar nuevos tipos de valorizaciones para algunos de los residuos generados en plantas de tratamiento de la Comunidad Valenciana.

Biocom Energía, S.L. mayor fabricante español de biodiesel a base de aceite recuperado de freiduría, es una de las empresas de la Comunidad Valenciana que participó como caso práctico en la aplicación de algunas de las MMRV identificadas en el proyecto PROSOCOM.

 

Ecodiseño: medir el impacto ambiental    
Se ha desarrollado una aplicación informática específica y adaptada a empresas del sector secundario y terciario de la Comunitat Valenciana que sirve para estimar los potenciales impactos ambientales asociados a un producto, proceso o servicio a lo largo de todo su ciclo de vida.

Con ella se identifican aquellos aspectos más significativos sobre los que trabajar para poder mejorar su desempeño ambiental. Esta herramienta tiene un manejo muy sencillo y podrá ser utilizada por usuarios no expertos en la materia, pues únicamente se deben indicar cantidades consumidas de materiales y energía, así como residuos, emisiones atmosféricas y/o vertidos asociados al producto o actividad a estudiar.

A partir de estas cantidades, la herramienta ejecutará un motor de cálculo que “traducirá” estos valores en impactos ambientales, concretamente en las categorías de Calentamiento Global, Destrucción de la Capa de Ozono, Acidificación, Eutrofización y Formación de Oxidantes Fotoquímicos.

En el desarrollo de esta herramienta se han tenido en cuenta las normas internacionales en Análisis de Ciclo de Vida (ACV) y se han empleado método reconocidos internacionalmente, así como softwares de ACV, bases de datos comerciales y Declaraciones Ambientales de Producto.

Para todo ello, se ha realizado un estudio de diferentes materiales ecológicos con posible aplicación en los productos, procesos y/o servicios de los sectores industriales seleccionados. Tambiénse han analizado las posibilidades de reutilización y reciclaje de los materiales utilizados en estos sectores. Asimismo, se ha investigado la mejora de los procesos productivos de los sectores industriales para que éstos puedan redirigirse hacia procesos más respetuosos con el medio ambiente.

Además, durante el año 2013, se desarrollaron tres nuevos materiales ecológicos, con potencial para ser utilizados en diversos sectores industriales:

  • Biopolímeros elaborados a partir de fuentes renovables.
  • Paneles aislantes obtenidos a partir de residuos.
  • Material elaborado a partir de molienda de residuos.

Todos estos materiales han sido evaluados en cuanto a su idoneidad y calidad para asegurar que, además de ser más respetuosos con el medio ambiente, presentan una calidad adecuada para los usos previstos.

El proyecto “Diseño y promoción de soluciones ambientales para el impulso de procesos industriales sostenibles y competitivos en la Comunidad (PROSOCOM)” surge en 2012, con el objetivo de desarrollar soluciones y servicios sostenibles para la industria y ha finalizado en enero de 2014.

AINIA