Santa Cruz dejará de depurar las aguas residuales de La Laguna y El Rosario

El alcalde advierte de que la depuradora sólo será utilizada por la capital si el Gobierno canario cumple con su amenaza de retirarle al Ayuntamiento chicharrero el permiso para verter al mar.

 

agua-600x364

El alcalde de Santa Cruz, el nacionalista José Manuel Bermúdez, anunció ayer que el Ayuntamiento no permitirá que La Laguna y El Rosario traten sus aguas residuales en la depuradora de la capital, tal y como se viene haciendo hasta ahora, si el Gobierno de Canarias cumple con su amenaza de retirarle la autorización de verter al mar. “Hasta la fecha hemos sido muy solidarios con estos municipios, pero si hay incomprensión por parte del Ejecutivo en este asunto, no asumiremos más responsabilidades de las que nos toca, porque además ya no podremos hacerlo”, añadió el regidor.

Asimismo, José Manuel Bermúdez dejó claro que si el Consistorio chicharrero tiene que asumir un “sobrecoste” por el tratamiento de las aguas residuales, La Laguna y El Rosario también tendrán que pagarlo. “Se trata de un problema del área metropolitana, ante el que no solo tiene que responder el vecino de Santa Cruz”, añadió el alcalde. Este anunció que en septiembre solicitará una reunión con todas las partes implicadas para tratar este asunto.

El Gobierno de Canarias, tal y como adelantó la opinión de tenerife a finales de julio, ha abierto un expediente al Ayuntamiento de la capital y a Emmasa (Empresa Mixta de Aguas de Santa Cruz de Tenerife) en el que amenaza con retirar, por “incumplimientos claros y reiterados”, la autorización de vertido al mar de aguas residuales concedida en su día al Consistorio y con iniciar un procedimiento sancionador. El Ejecutivo exige a la Corporación y a Emmasa que ejecuten de manera urgente las actuaciones necesarias en la depuradora de Buenos Aires y en la estación de pretratamiento de Cabo Llanos para adaptar el sistema de depuración y vertido a la legislación vigente. Y es que, según la Comunidad Autónoma, “se está vertiendo al mar la mayor parte del caudal” sin el tratamiento adecuado, cuando el permiso solo fue concedido para verter por “razones de urgencia” o “aliviadero”.

Por su parte, el Ayuntamiento de Santa Cruz y Emmasa han explicado que se vierte al mar parte del caudal porque la depuradora de Buenos Aires no tiene capacidad para tratar todas las aguas de la capital y también las de La Laguna y las de El Rosario. La depuradora de Santa Cruz, a la que también llegan las aguas de dichos municipios, se encuentra emplazada a una cota de 100 metros, lo que hace necesario, respecto a las aguas de la zona baja de la ciudad, que se establezca un sistema de bombeo. Es a la estación de Cabo Llanos donde llegarían dichas aguas, la cual tiene como función el pretratamiento y el posterior bombeo de estas aguas a la depuradora. Sin embargo, y tal y como se indica en los informes del Gobierno canario y de los propios técnicos municipales, en la actualidad no se produce ese bombeo a la depuradora porque, según Emmasa, esta no admitiría más caudal del que trata actualmente.

Leer más en laopinion.es