PTAR iniciará operaciones hasta el 2015, dice Conagua

A más de tres años del inicio de su construcción, la PTAR de Atotonilco de Tula, Hidalgo, registra un avance de 80 por ciento, según la Conagua. Este proyecto, el más grande en su tipo en el país, inició en el sexenio del presidente Felipe Calderón y, según el proyecto original, debió entrar en operaciones a finales de 2012 o principios de 2013.

 

planta-ubica-municipio-Atotonilco-Tula_MILIMA20140428_0055_8La planta se ubica en el municipio de Atotonilco de Tula.

 

A más de tres años del inicio de su construcción, la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) de Atotonilco de Tula, Hidalgo, registra un avance de 80 por ciento, según la Comisión Nacional de Agua (Conagua).

Este proyecto, el más grande en su tipo en el país, inició en el sexenio del presidente Felipe Calderón y, según el proyecto original, debió entrar en operaciones a finales de 2012 o principios de 2013.

Con una inversión estimada de 10 mil 22 millones de pesos: 5 mil 423 millones de iniciativa privada y 4 mil 599 millones de iniciativa pública a través del Fonadin, esta planta, que se erige en un terreno de 158 hectáreas en el ejido Conejos, tendrá capacidad para tratar 23 metros cúbicos por segundo durante el estiaje (mediante proceso convencional) y un módulo adicional (mediante proceso físico-químico) para tratar 12 metros cúbicos por segundo en época de lluvias.

El agua tratada, de acuerdo con la Conagua, tendrá dos destinos: el Canal Salto Tlamaco para riego agrícola y el Río El Salto de cuyo cauce se derivan algunos canales de riego, en particular el Canal Viejo Requena, que descarga sus gastos excedentes en la presa Endhó. Con el procesamiento de las aguas sucias se beneficiará a 700 mil personas del Valle del Mezquital, de las cuales 300 mil habitan en zonas de riego. Además, durante la construcción se generarán 8 mil 880 empleos directos y 7 mil 820 indirectos. Actualmente, la planta refleja avances en el arco central, el cual comenzará a recibir desechos líquidos de la Ciudad de México y el área metropolitana. También en tanques biodigestores, desviación del canal Salto-Tlamaco, colocación de geomembrana en el área de depósito de lodos, entre otros trabajos constructivos en la planta.

En su última visita como jefe del Ejecutivo federal, en febrero de 2012, Felipe Calderón aseguró que entraría en operaciones en los primeros meses de 2013, y “tratará el 60 por ciento de las aguas residuales del Valle de México”.

Además de decir que este complejo se financiaría solo, “pues siempre que opere, recibirá ingresos. Así, se garantiza la operación de la planta durante los próximos años”, añadió que el proyecto “responde al problema de contaminación que sufren los habitantes del Valle del Mezquital, pues las aguas negras del Valle de México se descargan en Atotonilco y causan múltiples enfermedades a la población”.

Sin embargo, según previsiones de la Conagua, la obra será funcional a partir del segundo semestre de 2015. De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua, esta planta mejorará las condiciones sanitarias de la población y permitirá utilizar agua tratada en la agricultura (conservando los nutrientes de las aguas residuales pero eliminando los contaminantes), además de facilitar la tecnificación de los sistemas de riego y la producción de cultivos de mayor valor agregado. Su localización, asevera, obedece a que las aguas negras del Valle de México descargan en el municipio de Atotonilco de Tula, donde también comienzan los distritos de riego de la región.

Milenio