¿Por qué no se capta el agua de las torrenciales lluvias y toda escurre por las alcantarillas?

Entre las sierras, las llanuras y los sembradíos, las cabañuelas han ido perdiendo sentido como meteorología campesina. El paso de los años, la emigración y los severos cambios de clima, han vulnerado la validez de aquella sabiduría. Sin embargo, aunque menos acertados que en el siglo pasado, apenas hace mes y medio pronosticaron un 2015 con sequía.

 

fead039a-63a2-4ff4-9b28-6de46ac3e90eHace cinco años, en el Distrito Federal, el erario perdía dos mil millones de pesos anuales debido a las fugas en la añosa red de distribución.

 

Entre las sierras, las llanuras y los sembradíos, las cabañuelas han ido perdiendo sentido como meteorología campesina. El paso de los años, la emigración y los severos cambios de clima, han vulnerado la validez de aquella sabiduría. Sin embargo, aunque menos acertados que en el siglo pasado, apenas hace mes y medio pronosticaron un 2015 con sequía.

Era esperado. Estará presente el fenómeno “El Niño”. La Comisión Nacional de Agua ha prevenido de la existencia de 57 por ciento de probabilidades de tener un evento de tal naturaleza en el primer trimestre del año hasta el verano del 2015.

De ser así, ya se sabe, la temperatura superficial del mar aumentaría y se traduciría en menos lluvias, aunque nuestras mexicanas paradojas del agua continuarían avante.

Leer artículo completo en El Sol de México