Plantean que Plasencia depure sus aguas residuales con plantas macrofitas

Se trata de un sistema de filtro de plantas macrofitas en flotación (FMF), que permite la depuración de aguas residuales de un modo natural y con un gasto de energía nulo. Las macrofitas son una familia de plantas acuáticas que inyectan naturalmente la cantidad de oxígeno que el agua y los fangos circundantes necesitan para no degradarse, y también segregan ácidos que matan a las bacterias patógenas del agua.

 

13780860

 

El Grupo de IU en el Ayuntamiento de Plasencia (Cáceres) ha planteado a los responsables municipales la realización de un estudio de viabilidad para la puesta en marcha de un sistema ecológico de depuración de aguas residuales en la localidad.

Se trata de un sistema de filtro de plantas macrofitas en flotación (FMF), que permite la depuración de aguas residuales de un modo natural y con un gasto de energía nulo, según ha señalado el portavoz local de la coalición de izquierdas, Luis Ranilla.

Las macrofitas son una familia de plantas acuáticas que inyectan naturalmente la cantidad de oxígeno que el agua y los fangos circundantes necesitan para no degradarse, y también segregan ácidos que matan a las bacterias patógenas del agua.

De este modo, consiguen eliminar los residuos orgánicos mientras que los materiales pesados, nitratos, fosfatos y otros contaminantes inorgánicos, son absorbidos directamente por la planta.

El resultado final es que las plantas logran depurar todos los contaminantes del humedal donde crecen, de una manera ecológica y sostenible, sin producir olores ni fangos u otros residuos sólidos y manteniendo su capacidad de regeneración del agua prácticamente igual durante todo el año.

El portavoz del Grupo de IU ha abogado por valorar la eficacia del sistema, “ya que -ha destacado- parece estar demostrada por que ya hay numerosos sistemas de depuración de estas características en diferentes lugares de nuestro país y la depuración es correcta”.

Además, ha llamado la atención ante el hecho de que la apuesta por el sistema FMF lleva aparejado un gasto energético nulo, un bajo mantenimiento y un escaso coste de la obra civil, ya que se necesita una mínima infraestructura, así como que la vida del sistema de depuración sería ilimitada, no como sucede actualmente con las depuradoras convencionales.

A su juicio, esta última circunstancia podría redundar en el abaratamiento del canon de depuración en el recibo que pagan los ciudadanos.

El único “pero” que encuentra IU es que se necesitaría disponer de un amplio espacio para una ciudad de unos 45.000 habitantes, como es el caso de Plasencia.

La propuesta de Ranilla también plantea su aplicación en el río Jerte, cuyas aguas no bajan lo suficientemente limpias “y pudiendo, quizás, eliminar así definitivamente cualquier sospecha sobre el agua del canal de baños de La Isla, tan utilizado los placentinos en los meses estivales.

ABC