Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Taboada (Perú)

Ubicada en la provincia del Callao, al norte del puerto y al noroeste del aeropuerto internacional Jorge Chávez. Fue construida y es operada por la empresa española ACS Servicios, Comunicaciones y Energía, una de las más importantes del mundo en el negocio, que en febrero del año 2009 se adjudicó la concesión por 25 años.

 

Rendy2Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Taboada (Perú).

 

Ubicada en la provincia del Callao, al norte del puerto y al noroeste del aeropuerto internacional Jorge Chávez.

Fue construida y es operada por la empresa española ACS Servicios, Comunicaciones y Energía, una de las más importantes del mundo en el negocio, que en febrero del año 2009 se adjudicó la concesión por 25 años, al ofrecer una tarifa de 0.2277 nuevos soles por cada metro cúbico de agua tratada (menor en 33% a la establecida en las bases) y comprometerse a invertir US$ 212.5 millones. En agosto del mismo año firmó el contrato y en julio del 2010 inició las obras.

Su primera etapa, por la cual comenzó a procesar un promedio de siete metros cúbicos por segundo (mcs), entró en operación en febrero del 2013. La última, gracias a la cual sumó otros 7 mcs, fue inaugurada en enero del 2014, permitiéndole alcanzar una capacidad de procesamiento promedio de 14 mcs (con un máximo de 20.3 mcs en horas punta) y convertirse en la más grande de Sudamérica.

[sz-youtube url=”http://www.youtube.com/watch?v=vwV8EmVCzVw” /]

 

Gracias a ello, Lima ha pasado de purificar el 9.2% de sus aguas servidas a purificar el 72%, correspondiente a toda su populosa zona norte. El resto será tratado en la planta de La Chira, que ya fue concesionada y viene siendo construida, para tratar las aguas de la zona sur de la capital.

El contrato de concesión no contempló la reutilización de las aguas tratadas en la planta, por lo que éstas vienen siendo vertidas al mar, mediante una tubería submarina de polietileno de alta densidad de 3.9 kilómetros de largo (3.5 kilómetros en el mar y 400 metros en tierra) y 3 metros de diámetro.

La tubería hace la descarga mediante 250 difusores ubicados en su kilómetro final, los que permiten al mar asimilar sin problemas el caudal en menos de tres horas, de acuerdo con los estándares ambientales establecidos por la Autoridad Nacional del Agua (ANA).

No se descarta un posterior proyecto para reutilizar las aguas tratadas, lo que permitiría, por ejemplo, irrigar los numerosos parques de la ciudad, pero ello dependerá de la existencia de una demanda que lo haga viable.

Este artículo ha sido publicado en el blog de Infraestructura Peruana