Pescan en descargas de aguas contaminadas

Jacinto Acosta sostiene un extremo del hilo nailon con el pie. El otro, de donde pende un anzuelo que atraviesa el cuerpo de una lombriz, lo gira y lo lanza al agua. Allí donde el agua calmada del cauce se agita al recibir la caída una cascada de desechos líquidos, Jacinto arroja su línea de pesca. “Ahí picó”, dice al sentir un tirón del hilo.

 

20141112110635_pescan-en-descargas-de-aguas-contam_tn1Pescan en descargas de aguas contaminadas.

 

Jacinto Acosta sostiene un extremo del hilo nailon con el pie. El otro, de donde pende un anzuelo que atraviesa el cuerpo de una lombriz, lo gira y lo lanza al agua. Allí donde el agua calmada del cauce se agita al recibir la caída una cascada de desechos líquidos, Jacinto arroja su línea de pesca.

“Ahí picó”, dice al sentir un tirón del hilo y a los pocos segundos hala el nailon que sujeta a un revoloteante pez. “Este es el mejor lugar” cuenta este pescador que confiesa que no soporta estar en el lugar más de dos horas -por los olores-. Ese, su mejor lugar de captura de peces, es una caudalosa descarga de aguas residuales ubicada en el paso lateral de la ciudad.

En el lugar, pasando la víadesde una clínica de hemodiálisis cercana, decenas de litros de residuos líquidos se vierten a directamente al río.

Leer artículo completo en El Diario