Patentan proceso para depurar aguas residuales basado en el hueso de aguacate

Utilizan hueso de aguacate como base; el invento y su valor agregado es patentado en España, EUA y México.

Investigadores de la BUAP desarrollaron un proceso para la obtención de un adsorbente a partir del hueso de aguacate que podría eliminar materiales tóxicos de aguas residuales, a fin de contribuir al rescate de este recurso natural en estados como Puebla, que ocupa los primeros lugares en puntos de descarga de aguas residuales municipales sin tratamiento.

 

 

Desarrollo del invento

Como resultado de más de 25 años de investigación en el área de Ciencias Químicas, los doctores María de la Paz Elizalde González y Martín Marino Dávila Jiménez, junto con el estudiante de maestría Omar Órnelas Dávila, desarrollaron este adsorbente que tiene la capacidad de eliminar contaminantes tanto orgánicos como inorgánicos.

“A partir de un desecho natural como es el hueso de aguacate y mediante un tratamiento químico, se obtuvo un adsorbente que tiene capacidad para eliminar el color de agua contaminada con colorantes de la industria textil”, señaló el doctor Dávila Jiménez.

Abundó que también se hicieron pruebas en agua residual industrial, para verificar la eliminación de metales pesados que provienen de la industria metal-mecánica como plomo, cromo o níquel.

Toda vez que se eliminó el color o los metales pesados de aguas residuales, lo que se hace con ese adsorbente es someterlo a un proceso de combustión.

“Por ejemplo tengo una franela (adsorbente) y agua coloreada (contaminante), al poner la franela en contacto con el contaminante se adsorbe el color, ahora a esta franela coloreada la transformo en carbón. Este carbón tendrá  propiedades diferentes y a su vez se usará como adsorbente para otro tipo de estudios”, explicó.

De esta forma se le da un valor agregado al adsorbente utilizado sin tener que proceder a su confinamiento.

Este innovador proceso y su valor agregado, es fruto de dos años de trabajo de investigación de los cuerpos académicos consolidados de Química y Física Básica y Aplicada en el que participan el Laboratorio de Investigación de Electroquímica de la Facultad de Ciencias Químicas y el Laboratorio de Adsorción y Cromatografía del Centro de Química del ICUAP, con financiamiento institucional y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt)

Patente en España y en breve en Estados Unidos y México

Tras informar que el invento cuenta ya con registro de patente en España, Estados Unidos y forma parte del grupo de solicitudes de patentes que registró la BUAP durante el último año, el especialista puntualizó que en Nueva Jersey, Estados Unidos, es donde tiene prioridad, “su estado actual es examen de fondo y de terceros en ese país, ello implica que nadie puede hacer uso de él sin antes solicitar permiso ante esta instancia”.

Agregó que el valor agregado, es decir el carbón obtenido, resultado de la combustión del adsorbente ya cuenta con número de registro de patente, en tanto que en México gracias al apoyo de la Oficina de Transferencia del Conocimiento del Centro Universitario de Vinculación y Transferencia de Tecnología (CUVyTT) de la BUAP, el registro de el hueso de aguacate como adsorbente está en proceso.

Impulsar una cultura de patentamiento

Tras insistir en que se requiere fomentar una cultura de patentamiento para impulsar el esfuerzo de investigadores e instituciones, el doctor Dávila Jiménez reconoció que para que una patente sea aplicada, es necesario contar con un equipo multidisciplinario y con tecnólogos que aterricen esos proyectos por la rigurosidad que se requiere.

“La importancia de la cultura de patentamiento es que permite reflejar la originalidad de las investigaciones y da prestigio a la institución”.

Abundó que si una patente registrada o en proceso de registro se reivindica con la respectiva publicación en una revista científica cuidando no divulgar los aspectos que cubre la patente (solo refiriendo el número de solicitud o de registro) potencia la originalidad y carácter científico-tecnológico de la misma.

Este grupo de investigación sentó las bases de vinculación universidad-empresa

Desde 1984, a raíz de la creación del Laboratorio de Investigación Electroquímica, en la Facultad de Ciencias Químicas, se han impulsado diversas líneas de investigación que ubican a este grupo como uno de los pioneros en desarrollar modelos de vinculación universidad-empresa mediante investigación básica y orientada a su aplicación.

El doctor Marino dio a conocer algunos ejemplos del trabajo realizado en materia de invención y los esfuerzos para protegerlo, a pesar de la ausencia en los años 90 en la BUAP de dependencias especializadas en el tema y de una cultura de patentamiento, varios de ellos con la industria automotriz, a través de proyectos financiados por el Sistema de Investigación Ignacio Zaragoza (CIZA), conjuntamente con Conacyt, registros que no se concluyeron:

Anodizado Químico del Aluminio en Medio Alcalino; Procedimiento para incrementar la resistencia a la tracción y capacidad protectora del recubrimiento Zn-Cr-Cu contra la corrosión del acero al carbón; Procedimiento para incrementar la capacidad protectora del recubrimiento 5%; Al-Zn/Sello contra la corrosión del acero al carbón; Procedimientos para incrementar la capacidad protectora del recubrimientos de Fosfatos y Zinc  contra la corrosión de partes automotrices; Superficies moldeables de Ni-PVC con propiedades eléctricas y magnéticas; Obtención de superficies conductoras de Ni en matriz polimérica.

La primera solicitud patente que lograron registrar fue en España en 1992 (No. E 2042402) con relación a sensores electro-químicos, en 2002 una más en Alemania (DE 10053006 A1) orientada a la detección de sustancias de interés biológico como antioxidantes y neurotransmisores,

El doctor Dávila Jiménez resaltó la necesidad latente de que los jóvenes investigadores comprendan la importancia de patentar los resultados de sus investigaciones, ya que muchas veces son de gran originalidad y sólo así su invento está protegido, e incluso si cuentan con el apoyo de la Oficina de Transferencia del CUVyTT y NSS, existe la posibilidad de licenciar su descubrimiento.

Finalmente reflexionó acerca de “la importancia de que estos resultados sean conocidos por los gobiernos y las industrias a fin de que puedan interesarse en adquirir ésta patente y sobre todo contribuir al cuidado del medio ambiente”.

Fuente: ECONSULTA

Aguas residuales, BUAP, proceso, patente, aguacate