Los operadores de agua andaluces urgen a que se complete el plan de depuración

El agua se paga: tiene una garantía de cobro de entre el 97% y el 99%. Por eso, se estableció hace tres años que cada recibo incluyera desde 2011 un canon de depuración con el que ir generando el fondo suficiente para ejecutar las 300 obras en estaciones de tratamiento necesarias en Andalucía para llegar a 2015 con el 100% de las aguas limpias, como ordena Europa.

1377360272_570679_1377360482_noticia_grandeDepuradora de agua en Palomares del Río. / PACO PUENTES

A mediados de este año, la inversión se había elevado a 141 millones de euros en obras de saneamiento y depuración declaradas de interés de la comunidad autónoma. Durante este periodo, la recaudación por el canon ascendió a 59,15 millones. Al mismo tiempo, se pusieron en marcha obras que cuentan con inversión asociada global de 183,6 millones de euros

Pero quedan obras por hacer. Las entidades públicas agrupadas en la asociación Aeopas y las privadas creen que es una tarea urgente de quien asuma la Consejería de Medio Ambiente en septiembre, que ya no se puede esperar más y que el cumplimiento del plan supondría inversión y empleo. Pero difieren en el modelo.

Según el programa de la Junta, las mayores inversiones programadas corresponden a Málaga (390,1 millones de euros para 47 obras), Granada (373,04 millones para 69) y Almería (216, 95 para 38). Estas provincias requieren más gasto por la mayor dispersión de su población. El resto del plan de infraestructuras se reparte entre los 22 proyectos que se llevarán a cabo en la provincia de Cádiz (150,87 millones de euros); los 27 de Córdoba (106,6 millones); los 32 de Huelva (178,8 millones); los 37 de Jaén (164 millones), y los 28 de Sevilla (185,57).

En total, los planes de la Junta prevén una inversión a finales de 2015 de 1.765 millones y una creación de puestos de trabajo de más de 20.000.

Tanto los operadores públicos como los privados coinciden en que “ya es hora” y que las obras no se pueden retrasar más porque las sanciones y los costes por no depurar pueden llegar a ser más caros que las obras.

Leer más

El País