Lombrices para limpiar el agua

Usar lombrices para tratar aguas negras es la idea que perfeccionó Juan Carlos Guáqueta, un ingeniero industrial colombiano reconocido por el BID al crear un proyecto innovador con la capacidad de mejorar el nivel de vida de las personas en Latinoamérica. Los filtros de agua que adaptó no sólo la descontaminan, también producen abono y pueden ser instalados fácilmente en áreas rurales.

 

juan_carlosJuan Carlos Guáqueta es ingeniero industrial de la Pontificia Universidad Javeriana.

 

Usar lombrices para tratar aguas negras es la idea que perfeccionó Juan Carlos Guáqueta, un ingeniero industrial colombiano que ha sido reconocido por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) al crear un proyecto innovador con la capacidad de mejorar el nivel de vida de las personas en Latinoamérica. Los filtros de agua que adaptó no sólo la descontaminan, también producen abono y pueden ser instalados fácilmente en áreas rurales.

El proceso, que ya había sido usado en China y Nueva Zelanda, consiste en un sencillo tanque en el que se vierte el agua contaminada que, por medio de la gravedad, se va filtrando hacia una zona húmeda donde están las lombrices. Éstas se comen los desechos sólidos orgánicos para transformarlos en abono, a la vez que se limpia el agua para reutilizarla en riego.

“Lo que sucede con las tecnologías tradicionales es que, para separar la contaminación del agua, se crea una especie de lodo por decantación. Si se quiere transformar en abono, se deben someter a un tratamiento posterior, mientras que con nuestros filtros el estiércol de las lombrices puede ser usado directamente”, advierte Guáqueta.

Leer artículo completo en El Espectador