Localizadas las fugas de aguas fecales en las playas de Sóller

El Ayuntamiento de Sóller ha localizado y resuelto las fugas de aguas residuales que durante los últimos días habían obligado a cerrar dos sectores de las playas de la bahía de Sóller, que ahora vuelven a estar disponibles para el baño.La presencia de materia fecal detectada el vienes pasado en la Platja d’en Repic resultó proceder de un edificio próximo.

 

fugasDos agentes del Seprona de la Guardia Civil en la Playa den Repic. / G.M.

 

El vertido, pese a ser puntual, afectó a un tramo de una veintena de metros que la Guardia Civil clausuró de forma preventiva. Desde ayer el problema está resuelto.

Por otra parte, esta misma semana también se cerró al público la llamada Playa Artificial, situada entre la Platja d’en Repic y el Faro de Muleta, tras la aparición de varias manchas sobre el agua en el Racó de s’Argentera. En este caso el vertido procedía de una filtración de la red municipal de alcantarillado, por lo que se procedió a buscar posibles roturas en las canalizaciones que bajan de la urbanización de Muleta. El Ayuntamiento también dio ayer por solventado el problema.

Ambos casos habían sido denunciados por vecinos alarmados por los malos olores o la presencia de manchas en el agua. Varios testigos afirman que no es la primera vez que observan la presencia de manchas de aguas fecales en la playa artificial, mientras que otros insisten en que los vertidos de la Platja d’en Repic se repiten cada año.

El Ayuntamiento llevó a cabo una intensa campaña de dotación de alcantarillado en el Port de Sóller durante varias décadas, con la finalidad de evitar los vertidos de aguas fecales en la bahía. De una forma especial se saneó la zona de Santa Catalina, donde la red presentaba más complicaciones debido a su antigüedad.

Leer artículo completo en diario EL MUNDO