Las empresas del polígono aportan el 57% del coste de la depuradora

La industria desembolsará 800.000 euros para finalizar las obras de la Edar.

 

El punto de vertido y, al fondo, la nave auxiliar de la Edar.

Las empresas del polígono industrial de Riego de la Vega aportarán un 57,1% de la inversión para finalizar la construcción de la estación depuradora de aguas residuales (Edar), según contempla el convenio firmado con el Ayuntamiento y la Sociedad Pública de Medio Ambiente de Castilla y León, S.A. (Somacyl), que depende de la Junta de Castilla y León.

En total, los empresarios aportan a las obras 800.000 euros, las arcas municipales aportarán 100.000 y Somacyl 500.000 euros, de un total de 1.400.000 euros que supone la inversión, descontados los impuestos.

Industriales y Ayuntamiento realizarán el desembolso de las cantidades que les corresponden una vez que se firme el acta de replanteo de la obra (adjudicada ya), cuando, terminada la construcción, se ponga en marcha la estación, y un año después de su entrada en servicios.

Por su parte, Somacyl abonará para la obra una cantidad aproximada de 300.000 euros y difiere el pago de otros 200.000 en concepto de explotación de las instalaciones, durante una plazo de 25 años.

Para la explotación de la Edar el Ayuntamiento aprobará una ordenanza de vertidos, que contemplará los precios por el servicio. Según explicó el alcalde, la cantidad será mínima para los vecinos y el de las industrias dependerá de la calidad y el volumen de sus aguas residuales, para lo que se instalarán arquetas con contadores.

Por otra parte, el convenio supone la cesión a Somacyl de todas las instalaciones construidas hasta el momento: vallado de la parcela, la línea eléctrica para el suministro y el centro de transformación, la nave de servicios auxiliares construida y los tanques de los que ya se dispone.

El Ayuntamiento de Riego de la Vega ha invertido hasta el momento 505.000 euros en las distintas fases de la Edar (el 30% de esta cantidad corresponde a subvenciones) que ha acometido desde el año 2008. Su construcción supone el final del problema que suponen los vertidos de Riego y Toralino de la Vega, localidades en las que se ubica el parque empresarial y para los vecinos de Santibáñez de la Isla ya que las aguas sucias acaban en el cauce público de La Zague, que pasa junto al pueblo.

Uso agrícola

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) concedió autorización de vertido a este cauce que aprovecha la Presa de los Tres Concejos para riego, si bien ha instruido varios expedientes sancionadores contra el Ayuntamiento por exceder el vertido autorizado.

La nueva edar incorpora un sistema de depuración terciario que permitirá que el agua de la instalación pueda aprovecharse para el riego. En la negociación del convenio también se contempló la posibilidad de manera que el agua acabara en el río Tuerto. Sin embargo, el coste que supone el emisario y el beneficio para la agricultura llevaron a que se optara por un mayor tratamiento del agua, de manera que los parámetros de vertido se ajusten a las condiciones del agua para el regadío.

Fuente: Diario de Leon