Las empresas de tratamiento del agua alertan del deterioro de las depuradoras paradas

La Asociación Tecnológica para el Tratamiento del Agua (Atta) ha resaltado la necesidad de poner en marcha las depuradoras de agua que no funcionan en la actualidad, ante el riesgo de que se deterioren. Así lo ha explicado hoy el director general ejecutivo de la asociación, Ángel Cajigas Delgado, en un encuentro para tratar la cuestión de los recursos hídricos desde un punto de vista empresarial y medioambiental, previo al Día Mundial del Agua que se celebra el viernes.

 

 

Imagen de una depuradora de agua en Mijas (Málaga).

Imagen de una depuradora de agua en Mijas (Málaga).

Cajigas ha reclamado decisión por parte del Gobierno en la gestión de las aguas, ya que las depuradoras que se han construido pero no funcionan “se resienten” y ha afirmado que las que sí están funcionando “no se están explotando como deberían”.

El director general de la asociación también ha aludido a la problemática de la gestión del agua en Islas Baleares, que en su opinión repercute negativamente en el turismo: “no se concibe pagar 1 euro por un metro cúbico de agua, pero los turistas acaban pagándolo por litro de agua embotellada”, ha destacado.

En cuanto a los equipos de desalación, Ángel Cajigas ha destacado la importancia del mercado internacional, que ha pasado de ser una “oportunidad” a una “necesidad” con una cartera que “supera el 80 %”, aunque también ha calificado de “preocupante” el hecho de que las empresas de cierto nivel “van a acabar en manos extranjeras”.

La facturación de las empresas que se dedican al tratamiento de las aguas ha sido el pasado año de 2.000 millones de euros, con una cartera de 12.000 millones, mientras que si se suman los operadores, la facturación asciende a 5.000 millones, ha informado la Atta.

El País