La UAL da un nuevo paso en la depuración de aguas basada en microalgas

La Agencia de Régimen Especial Ciclo Integral de Aguas del Retortillo (ARECIAR) desarrolla diversas iniciativas para la implantación de nuevos tratamientos de depuración de aguas residuales. Se trata de tecnologías de depuración no convencionales, que suponen una solución novedosa y económica al reto de la depuración de las aguas residuales de los pequeños municipios y núcleos de población existentes en el territorio del Consorcio para Abastecimiento y Saneamiento de Aguas Plan Écija.

 

Convenio-microalgasConvenio UAL y ARECIAR

 

En este campo, la Universidad de Almería ha desarrollado procesos basados en microalgas, que permiten depurar el agua residual a un menor coste que los sistemas convencionales y con una mayor calidad final del agua depurada. Por este motivo, ambas entidades han firmado un convenio marco para colaborar en el desarrollo de estas tecnologías. El convenio era suscrito el lunes en la Universidad de Almería por el rector de la UAL, Pedro Molina, y el responsable de ARECIAR, Ignacio Freire.

La Agencia de Régimen Especial Ciclo Integral de Aguas del Retortillo (ARECIAR) es un ente público que se encarga de gestionar las plantas de aguas residuales de diversas poblaciones de la campiña Sevillana, tales como Osuna, Puebla de Cazalla, Morón de la Frontera, Paradas, Arahal, etc. La problemática de estas plantas reside en la diversidad de tamaño de las poblaciones, así como en la gran distancia entre las mismas. Además, algunas de ellas están ubicadas en entornos protegidos por lo que las limitaciones ambientales de vertido son aún más exigentes. ARECIAR, como se explicó en el marco de la firma de este acuerdo, está interesada en buscar tecnologías de depuración novedosas, que sean especialmente eficientes en consumo energético y coste, y que sean aplicables a poblaciones de pequeño y medio tamaño.

La Universidad de Almería ha desarrollado diversos procesos de depuración de aguas residuales basados en consorcios de microalgas y bacterias que suponen una reducción muy notable en el coste de instalación y consumo energético frente a los sistemas convencionales. Este tipo de procesos son especialmente aplicables a planta de pequeño y medio tamaño, lo que las hace idóneas para las necesidades de ARECIAR.

Además, en los procesos basados en microalgas la fuente de energía es el sol, un recurso sostenible y altamente disponible en toda Andalucía. En los procesos basados en microalgas, las aguas residuales son depuradas recuperando además los nutrientes en ellas contenidos, lo que da lugar a la producción de una biomasa que puede ser valorizada en diversas aplicaciones como biofertilizantes, biocombustibles, etc.

Tras la firma de este convenio marco se definirán y firmarán diversos proyectos y convenios específicos de colaboración entre ambas entidades, así como con otros organismos y empresas implicadas en esta temática, con objeto de desarrollar, evaluar y demostrar que este tipo de tecnologías pueden contribuir significativamente al desarrollo.

 

.