La nueva depuradora de Betancuria entra en periodo de pruebas

Betancuria ha dado un pasó más hacia la sostenibilidad y la calidad ambiental con la finalización de las obras de la nueva EDAR (Estación Depuradora de Aguas Residuales), que ha sido instalada en la capital del municipio por el Consejo Insular de Aguas.

 

 

Depuradora BentacuriaAdemás de la depuradora, este proyecto ha incluido durante su ejecución llevada a cabo en el último año, la construcción de un depósito regulador, el cual permitirá distribuir por gravedad el agua regenerada y destinarla a labores de riego, según informa el Cabildo en una nota de prensa. El Consejo Insular de Aguas a Fuerteventura ha tutelado esta inversión destinando para ello una financiación de 471.478 euros, y contando con la participación del Ayuntamiento de Betancuria en la puesta a disposición del suelo.

Otra de las tareas a completar durante esta fase de pruebas es la regularización de las conexiones eléctricas, atendiendo a las directrices marcadas por la compañía suministradora en lo respectivo a puntos de enganche y ampliación de potencia.

La estación depuradora se encuentra situada junto al cauce del Barranco de Betancuria, al sur de la villa histórica, a una cota de 368 metros. Esta instalación se conecta con el depósito regulador, de 250 m3 de capacidad, ubicado 52 metros por encima (cota 420 metros), un sistema que permitirá distribuir por gravedad el agua depurada por los alrededores con destino a labores de riego de jardines, plantaciones de forrajeras, etc.

La capacidad con que ha sido dotada esta depuradora es suficiente para prestar servicio a una población de en torno a 900 vecinos.

El caudal de partida es de 80 m3/día, con un caudal medio de 3,33m3/hora y un caudal de impulsión de 5,00 m3/hora. El depósito regulador tiene una capacidad de almacenaje equivalente a tres días de funcionamiento de la depuradora a máxima producción.

La totalidad de las dotaciones del proyecto son una red de saneamiento, muro de contención, estación de impulsión y redes de impulsión con depósito regulador.

El consejero delegado del CIAF en el Cabildo, Manuel Miranda, explicó como “en estos momentos la EDAR se encuentra en periodo de pruebas, lo que implica trabajos como el ajuste de los parámetros normales de operación o la toma de muestras de agua bruta y tratada. Estas muestras, una vez cotejadas en laboratorio, permiten determinar los rendimientos de las diferentes unidades de tratamiento. Al término de la fase de prueba, la planta podrá comenzar a funcionar normalmente y a prestar servicio a los vecinos”.

RTVC