La CHD asume “el reto” del control de vertidos hechos en pueblos pequeños

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), José Valín, advirtió hoy que el control de vertidos en los municipios de menos de 2.000 habitantes supone un “reto” para la conservación de los ríos en los próximos años. No en vano, las limitaciones económicas de los ayuntamientos de estas pequeñas localidades complican la depuración de sus aguas residuales, baja o incluso en muchos casos inexistente, de ahí las inversiones en curso de la Junta y el organismo de cuenca para la construcción de este tipo de infraestructuras.

 

Agua-AlmeríaVertido de aguas residuales

 

En la actualidad, la competencia en esta materia corresponde a los consistorios, aunque termina siendo asumida por “las administraciones de rango superior” por la falta de dinero de los primeros. En Castilla y León la Junta ostenta la tutela, si bien mantiene en vigor desde hace varios años un convenio con la CHD, tal y como recordó Valín en declaraciones recogidas por Ical durante su visita al Parque Natural de las Hoces del Riaza (Segovia), con motivo de la firma de un convenio con WWF para la mejora fluvial de este entorno.

“Nosotros vamos haciendo las depuradoras que presupuestariamente podemos hacer en estos momentos”, valoró el presidente de la Confederación, quien reseñó que “prácticamente el 50 por ciento” de sus inversiones “se destinan a depuración”, a la vez que el Ejecutivo autonómico “también está haciendo un esfuerzo bastante grande” en la misma línea. De esta manera, “el objetivo es que en unos años la mayor parte de los vertidos importantes estén controlados y se vierta con la calidad que es de exigir en aguas europeas, establecida en la directiva marco correspondiente (de la UE)”.

En Castilla y León, y fundamentalmente en la cuenca del Duero, Valín reseñó que la mayoría de los vertidos de localidades con más de 2.000 habitantes “tienen un determinado nivel de depuración y en estos momentos se está mejorando la calidad”. Y “hacia el futuro”, el “reto” pasa por incidir en esa mejoría a la vez que se encara “la problemática de los pequeños núcleos, que en la región son muchos”.


Leer artículo completo en LEO NOTICIAS