La Audiencia Nacional ordena cerrar la depuradora de Pontevedra

La Audiencia Nacional ha ordenado la paralización de la actividad de la depuradora de Os Praceres (Pontevedra), así como incoar, por segunda vez en tres años, el expediente de caducidad de la concesión de Ence en Lourizán. Es una nueva victoria de la asociación Salvemos Pontevedra, cuyos responsables comparecieron ayer para «exigir al Estado que cumpla la legalidad» en esta franja de litoral. La resolución no es firme y la empresa anunció que presentará un recurso contra el fallo ante el Supremo.

 

depuracion_pontevedraLos hechos se remontan a la construcción de la EDAR y el emisario submarino por la Xunta, gracias a un convenio con Ence, en terrenos de la concesión original en el dominio público terrestre. En el 2006, la plataforma denunció al Ministerio de Medio Ambiente esta obra por carecer la Xunta de concesión para ocupar este terreno. Este colectivo instó al Estado a iniciar el expediente de caducidad de la pastera. Entendía que supuestamente se incumplieron los términos de la concesión cuando suscribió el convenio con la Xunta para la EDAR.

Al no recibir respuesta, Salvemos Pontevedra interpuso el contencioso en la Audiencia Nacional que se falló el pasado abril. En los fundamentos de derecho de la resolución se recoge la admisión por Costas de que la EDAR carece de título concesional para ocupar el dominio público, siguiendo un informe del 2010. Ese año, el ministerio se dirigió al Concello de Pontevedra para intentar solucionar el problema.

En la sentencia de abril se hace referencia a una anterior de la Audiencia Nacional, del 2011, en la que ya se ordenó incoar el expediente de caducidad de la concesión de Ence y que fue recurrido a su vez por la pastera. Este recurso está todavía pendiente en el Supremo.

El portavoz ecologista Francisco Díaz ha asegurado que la concesión de Ence está caducada desde el 2001, porque el título concesional no fue transferido de la entidad pública a la empresa privada cuando Ence dejó de pertenecer al Estado.

Por su parte, la Xunta afirma que la paralización de la EDAR de Os Praceres es «inviable». Por último, desde Ence se señala que abrir el expediente de caducidad no implica el cierre de la factoría, porque su apertura «no prejuzga el resultado de dicho procedimiento».

La Voz de Galicia