Innovador sistema para tratar el agua residual generada por bodegas y almazaras

Desde el punto de vista medioambiental, los sectores productivos del aceite de oliva y del vino, con un destacado peso económico en la Región, se caracterizan porque su actividad genera grandes cantidades de aguas residuales, cuyo tratamiento resulta muy complicado, además de caro. Durante los últimos tres años, los investigadores del Centro Tecnológico de la Energía y Medio Ambiente (Cetenma) junto a los técnicos de la Entidad de Saneamiento y Depuración de Aguas Residuales (Esamur) han trabajado en el proyecto europeo Misstow con el que se ha conseguido desarrollar la tecnología necesaria para que el tratamiento de dichas aguas residuales sea técnica y económicamente efectivo.

 

2014-06-21_IMG_2014-06-21_19-16-42_03306ES1MUAguas residuales de bodegas y almanzaras

 

«Se ha creado una planta de tratamiento móvil que puede ser trasladada al lugar donde se producen los residuos, lo que elimina la necesidad de transportarlos o de disponer de plantas de tratamiento propias», comenta el gerente de Esamur, Manuel Albacete. Este sistema resulta interesante par las pequeñas industrias, familiares y artesanales, especialmente almazaras y bodegas «que tienen una producción estacional y de pequeño caudal que dificulta, por su coste, disponer de instalaciones de mantenimiento permanente», apunta. Este equipo también podría emplearse en otras actividades artesanal como la elaboración de quesos y otros industrias alimentarias.

Leer artículo completo en la OPINIÓN DE MURCIA