Informe de la situación del saneamiento y la depuración de aguas en Andalucia

• De las 47 obras para Málaga declaradas de interés por la Comunidad a financiar con el Canon Autonómico para cumplir en 2015 con el vertido cero no se ha comenzado ninguna, sólo se han licitado y adjudicado cinco

• Existen 42 municipios sin depuración en ninguno de sus núcleos de población y hasta 41 EDARs de las 54 de la provincia presentan alguna deficiencia, siete de las cuales están abandonadas y una no funciona tras los graves daños ocasionados por las lluvias a final del pasado año

• Los Ingenieros aseguran que la excusa de la crisis a la que alude la Junta de Andalucía para no iniciar ninguna de estas obras resulta vacía cuando han recaudado casi 30 millones que sólo pueden destinarse a su ejecución

 

 

5104244467_97cde3af00_z

Un “Informe sobre la Situación de la Depuración de las Aguas Residuales” en Málaga realizado por la Comisión de Estudio de la Demarcación de Andalucía, Ceuta y Melilla del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos (CICCP) advierte de que el Gobierno andaluz ha recaudado en la provincia en torno a 28’5 millones de euros entre 2011 y 2012 a través del cobro de un ‘plus’ a los ciudadanos cada mes en su factura del agua, denominado ‘Canon Autonómico’, para financiar obras de saneamiento y depuración que no se han ejecutado.

El Canon Autonómico o canon de mejora de infraestructuras hidráulicas de interés de la Comunidad se estableció en la Ley de Aguas de Andalucía 9/2010 de 30 de julio, con carácter finalista, para financiar un programa de 300 obras de infraestructuras de depuración y saneamiento, 47 de ellas en Málaga, con un coste de 393 millones –que están detalladas en el informe anexo-, con las que cumplir la Directiva Europea (Directiva Marco del Agua de diciembre de 2000), que obliga a que todas las aguas de Andalucía estén depuradas a partir de 2015. Sin embargo, pese a contar con este colchón financiero y la previsión de recaudar en total 86’2 millones hasta 2015 (16’9 millones en 2013 – 19’2 millones en 2014 – 21’6 en 2015), el Gobierno andaluz no ha comenzado ninguna y sólo ha licitado o adjudicado cinco.

El informe confirma que el 84% de la población de la provincia de Málaga cuenta con infraestructura de depuración, concentrada principalmente en los grandes núcleos de la Costa, pero esto no significa que depuren la totalidad de sus aguas residuales o que alcancen los requisitos de calidad exigidos por la Comisión Europea. De los 101 municipios, 42 no tiene Estación Depuradora (EDAR) en ninguno de sus núcleos de población, siendo el Interior la zona más afectada. Además, de las 54 EDARs de la provincia, 41 presentan alguna deficiencia, funcionan mal o no funcionan. Existen 7 EDAR abandonadas y fuera de servicio por los graves daños causados por las lluvias de final de 2012; una carece de colector de llegada (Villanueva del Rosario), por lo que no depura; 5 se encuentran obsoletas, con dimensiones insuficientes para la población que atienden; 11 tienen muy mal o mal funcionamiento; otras 5 presentan carencias o problemas de diversa índole y 12 precisan mejoras en sus sistemas (Listado detallado en pág. 24 del informe). En el Anexo al Informe se desglosa uno por uno cada municipio de la provincia de Málaga, con el estado de la depuración de sus aguas y las obras previstas en los mismos.

En la capital y su área metropolitana (Pág. 27) sólo depuran las aguas Málaga, Torremolinos y Alhaurín de la Torre, el resto sigue a la espera de la terminación de la futura EDAR del Norte, aún en fase de redacción, incluida también en las 47 obras de interés de la Junta. Sin embargo, la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente sigue sin dar fecha para su terminación agarrándose a la deficitaria situación económica de las arcas públicas. Una excusa vacía para el Colegio de Ingenieros de Caminos, que sigue preguntándose dónde están los millones recaudados para costear estas infraestructuras, totalmente paralizadas y reprogramadas en Andalucía.

Hay que destacar en la provincia los casos de Alhaurín el Grande (22.785 habitantes), Coín (21.484 habiantes) y Cártama (20.436 habitantes) que, pese a su elevada población, carecen de EDAR y vierten sus aguas sin depurar y la de sus núcleos a los cauces del río Guadalhorce y de su afluente, el Río Fahala. En la Costa, la gran asignatura pendiente es Nerja, único municipio de más de 20.000 habitantes en todo el litoral malagueño que carece de EDAR y vierte directamente al mar. En 2012 se adjudicó esta infraestructura por 24 millones y un plazo de 24 meses, pero no se vislumbra su comienzo inminente, pues la consignación presupuestaria no está garantizada en 2013 y difícilmente podrá estar ejecutada en 2015. A ellos hay que sumar una larga lista de otros municipios menores que actualmente no depuran sus aguas y vierten a sus ecosistemas cercanos de especial interés ecológico, como el Valle del Genal (declarado LIC) y el Valle del Guadalhorce, así como los Parques Naturales de la Sierra de las Nieves, de la Serranía de Ronda y de Los Montes de Málaga, contaminando estos ecosistemas.

El informe considera urgente atajar la situación en el Interior de la provincia, donde la mitad de su población, más de 100.000 habitantes -lo que equivaldría a toda la ciudad de Cáceres-, vierte sus aguas sin depurar a las cuencas de los ríos Guadalhorce y Guadalmedina. Asimismo, califica de alarmante la “grave degradación” que está sufriendo la calidad de las aguas en el Valle del Genal y el del Guadiaro por la nula depuración en sus núcleos de población. Se estima que la intervención y ejecución de las infraestructuras necesarias en esta zona costarían unos 14 millones de euros, la mitad de los casi 30 que ya ha recaudado la Administración andaluza, pese a lo cual no hay un sólo proyecto puesto en marcha.

Aunque la población del Interior no represente más que la cuarta parte de la costera, no se debe obviar que sus aguas sin depurar vierten a los cauces que desembocan en el litoral Mediterráneo, contaminando sus playas, según alerta el estudio. A esto hay que añadir que apenas se cubren los niveles de depuración en la Costa en época estival, cuando la población estacional triplica a la censada, y que perduran pequeños vertidos irregulares de innumerables urbanizaciones diseminadas que no están conectadas a la red general (Pág. 45). Otro grave problema en esta zona es la falta de capacidad y deficiente estado del colector general que recorre los términos de Marbella y Estepona, claramente insuficiente para absorber los vertidos que se producen en épocas de mayor afluencia turística (Págs 41-51).

Para una provincia cuyo motor es el turismo de sol y playa y cuya imagen es la Costa y su entorno natural, es prioritario el objetivo de la eliminación de los vertidos y la depuración total de las aguas que desembocan en el Mediterráneo. No sólo por cumplir la Directiva Europea, sino por una simple cuestión de supervivencia turística. Mucho es aún lo que queda por realizar.

Las obras no se pueden parar ni reprogramar, es urgente que se inicien ya. Los plazos para cumplir con la normativa europea en 2015 “están muy comprometidos”, teniendo en cuenta que el plazo medio de licitación, adjudicación, redacción del proyecto de la EDAR y construcción alcanza los 20 meses. España ya tiene abierto por Europa dos procesos sancionadores por no recoger las aguas residuales en diferentes núcleos, 13 de ellos en Andalucía, de los que seis corresponden a Málaga (Pág. 74). Las sanciones pueden multiplicarse en 2015 por una inadecuada gestión de las inversiones públicas arañando de nuestras deficitarias arcas públicas unos fondos que debían haberse empleado en construir las infraestructuras necesarias.

Estudio en Andalucía

El informe hecho público sobre Málaga forma parte de un estudio exhaustivo que está realizando el CICCP en Andalucía, provincia por provincia, para sacar a la luz los posibles incumplimientos e irregularidades que puedan estar cometiéndose y evitar que en 2015 nos lluevan sanciones. Ya se han hecho públicos los de Granada y Cádiz, y el próximo en ver la luz será probablemente el de la provincia de Almería.

Según los datos que maneja el Colegio, el Gobierno andaluz ha recaudado en la Comunidad “en un cálculo muy a la baja” más de 100 millones desde mayo de 2011 y en 2012 a través del Canon Autonómico sin que se hayan llevado a cabo ninguna de las actuaciones previstas. Si se mantiene esta política recaudatoria, en los próximos tres años se habrán cobrado más de 300 millones de euros en Andalucía por este concepto de los que de momento se desconoce para qué se están empleando.

Descargar Informe

Descargar Anexo a Informe

CICCP-ANDALUCIA