‘H2Omx’ y el complejo problema de las aguas residuales

Las grandes urbes a medida que se desarrollan generan problemáticas sociales, políticas y medioambientales, aunque todo radica en cómo las autoridades hacen frente a estos retos, también la comunidad debe enfocar parte de su energía en formar un mejor entorno, al menos es el mensaje que quiere dejar la productora Alejandra Liceaga con “H2Omx”.

 

1032681La productora, Alejandra Liceaga, afirma que el problema de la contaminación en mantos hídricos en México es preocupante.

 

Las grandes urbes a medida que se desarrollan generan problemáticas sociales, políticas y medioambientales, aunque todo radica en cómo las autoridades hacen frente a estos retos, también la comunidad debe enfocar parte de su energía en formar un mejor entorno, al menos es el mensaje que quiere dejar la productora Alejandra Liceaga tras el proyecto documental “H2Omx” que llega a Guadalajara mediante el festival “Ambulante”.

“H2Omx”, cinta dirigida por Lorenzo Hagerman y José Cohen relata el complejo problema de las aguas residuales en la Ciudad de México que se descargan en el estado de Hidalgo para su uso en la agricultura. Una región de 22 millones de habitantes que está en constante crecimiento y que desde que surgió, ésta se fundó en medio de un lago, es un caso de estudio para las autoridades sanitarias, pues el entorno escasea del líquido vital y sus inundaciones son frecuentes, por ende, los problemas aumentan para llevar agua limpia desde otras entidades.

Para Liceaga, quien explica que este proyecto tardó cuatro años en ver la luz, por toda la serie de trámites y rodaje que se hizo, no tuvo inconvenientes con las autoridades, pues estas les permitieron trabajar de la mejor manera posible brindándoles todos los permisos necesarios.

“No hemos llegado a las comisiones de agua de las Cámaras (Diputados y Senadores) estamos esperando la respuesta de que lo podamos presentar (el documental), ya lo hicimos con las autoridades de Conagua. Debo decir que si no hubiéramos tenido de parte de ellos una carta blanca, con las puertas abiertísimas para a filmar todas las instalaciones a las que fuimos, sería imposible haber hecho el documental, no tuvieron desconfianza de lo que íbamos a hacer o lo que estábamos pretendiendo y pudimos entrar a todas partes”.

Pero sí confiesa que en Conagua les hubiera gustado que se hubiera buscado su opinión o punto de vista sobre el problema de las aguas residuales ya que en el documental no hay ningún testimonio de la autoridad sanitaria, pero sí datos verídicos y reales, por lo que el organismo considera que es un trabajo bien hecho. “La información que damos es correcta, se rodó entre 2011 y 2012, ahora algunos procesos han variado. No tuvimos recursos financieros de parte de los organismo (públicos) por eso al hacer el documental no teníamos compromisos con nadie”.

Liceaga señala que tras el lanzamiento del documental, las soluciones que este propone, algunas son muy simples, como la captación de agua de lluvia, que en muchas regiones donde el agua es escasa, la misma población recupera el líquido cuando es temporada pluvial. “El agua tiene que llegar para todos, para aprovecharla y tiene que llegar limpia”. Además, comparte que también hay que darle mantenimiento a la red de distribución y de los drenajes que están rotos, limpiar los ríos y todas las barrancas a las que califica como “un desastre inmencionable”, “hay que educar, informarse y pesar en el futuro”.

Alejandra comparte que mientras se estuvo rodando el documental, ella y su equipo de trabajo estuvieron enfermándose continuamente y no por consumir el agua contaminada, sólo por el hecho de estar cerca del lugar sufrieron problemas estomacales, infecciones en la piel y en los ojos como la conjuntivitis. “Yo aún tengo un problema de infección en los ojos y la piel, las personas que viven junto a los canales están hechos a prueba de todo, son grandes guerreros, son personas que viven en condiciones muy desfavorables”.

Para la productora que por ahora espera que se les otorgue a finales de mayo el estímulo fiscal EFICINE, que es un apoyo que se otorga a la industria cinematográfica por la producción y distribución de largometrajes, señala que el interés del público mexicano por ver documentales no ha bajado, luego del “boom” que surgió con “Presunto Culpable” y “De Panzazo”. “El interés nos permite conocernos, vernos hacia dentro, el cine permite que nos conozcamos, los documentales nos identifican mucho más”.

Informador