Guatemala.- Impulsan tecnología para tratar aguas residuales

Opción de tratamiento busca no afectar la salud de las personas ni el ambiente

 

 

Esta es una planta de tratamiento que instaló la Municipalidad de Barberena, Santa Rosa

Esta es una planta de tratamiento que instaló la Municipalidad de Barberena, Santa Rosa

Los biorreactores multifamiliares son una alternativa en el tratamiento para aguas residuales domésticas. De acuerdo con Luis Guillermo Naranjo, gerente de Grupo Biodinámico S. A., empresa responsable de la implementación de esta tecnología en Guatemala, se trata de un “sistema destinado a tratar las aguas residuales producidas por la actividad humana y disponerlas de tal modo que no sean perjudiciales para la salud ni afecten el medio ambiente”. Este modelo de tratamiento utiliza bacterias anaeróbicas, presentes en el estiércol fresco de caballo o de vaca, los cuales interactúan sobre rellenos plásticos, responsables de la descomposición de la materia orgánica. La planta municipal de Fraijanes actualmente implementa esta tecnología.

Luis Muñoz, director ejecutivo del Centro Guatemalteco de Producción más Limpia, enfatiza la necesidad de evaluar la reducción en el consumo de agua y elementos que aporten carga contaminante en las aguas residuales generadas. “Hay mucho qué hacer aún con el manejo adecuado de las aguas residuales; no podemos desvalorizar el esfuerzo en motivar a que la población consuma menos agua en las regiones o áreas donde cuentan con el recurso, sin importar la fuente que se utilice (subsuelo, río, lagos, etc.)”, enfatiza.

Interés en las personas

No obstante los avances en este tema, es necesario analizar con detenimiento el tipo de tratamiento que resulte más conveniente para la vida de las comunidades. “Vemos los puntos más críticos en aquellas poblaciones donde no se cuenta con una red de drenajes como tal, lo que podría implicar soluciones técnicas más complejas y caras”, advierte Muñoz.

Aspectos negativos

El experto resalta, además, que debe mantenerse vigilancia estrecha sobre los efectos medioambientales. “Los impactos negativos al ambiente están más que comprobados; esto puede afectar la salud de las personas, principalmente niños, y otro punto relevante es la contaminación de fuentes de agua dulce que utilizamos para la comunidad con las mismas aguas residuales que generamos”.

Aunque Muñoz tiene conocimiento de los principios de la tecnología de  los biorreactores, todavía no ha evidenciado su aplicación práctica.

El término agua residual define un tipo de hidro que está contaminada con residuos fecales y orina, que proceden de desechos orgánicos humanos o animales. Su importancia es tal que requiere de estos sistemas especializados de canalización, tratamiento y desalojo (lea: Instancias reguladoras).

Fuente: SIGLO21.COM