En Guacacayo (Colombia) la comunidad se niega a recibir el alcantarillado

Este proyecto que beneficiaría a 390 familias fue aprobado en el año 2010 por el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, que estuvo contemplado dentro de un estudio denominado Plan Departamental para el Manejo Empresarial de los Servicios de Agua y Saneamiento, obra que fue declarada viable y a la cual se le asignó un presupuesto superior a los 382 millones de pesos.

 

5c6cbdbc17afa6d62be33273e3e164d3_XLLa comunidad denunció que la planta de tratamiento de aguas residuales actualmente no cumple su función.

 

Gustavo Rojas es un líder comunal del corregimiento de Guacacayo, jurisdicción del municipio de Pitalito, y quien además ostenta el cargo como presidente del Comité de Acueducto y Alcantarillado en esa región, asegura sentirse presionado de parte de funcionarios de Aguas del Huila por no haber recibido el alcantarillado, que fue supuestamente terminado a finales del 2013 y cuya construcción tardó más de un año.

Este proyecto que beneficiaría a 390 familias fue aprobado en el año 2010 por el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, que estuvo contemplado dentro de un estudio denominado Plan Departamental para el Manejo Empresarial de los Servicios de Agua y Saneamiento, obra que fue declarada viable y a la cual se le asignó un presupuesto superior a los 382 millones de pesos, pero se le debió hacer una adición presupuestal, por lo que su valor total llegó a 690 millones de pesos, según el Presidente del Comité de Acueducto y Alcantarillado de Guacacayo, ese dinero no se ve reflejado en la obra, ya que a pesar de que ni siquiera ha sido inaugurada, no funciona debido a múltiples fallas técnicas.

El lote para la construcción fue donado por el señor Jesús Trujillo, donde se inició la obra en el año 2012 de la planta, consistente en unos tanques receptores de aguas negras y otros tanques con filtros para depurar los fluidos, estos segundos depósitos purificadores no funcionan, por lo que el agua contaminada sale tal como entra a la planta de nuevo a un cauce, ocasionando contaminación ambiental.

“Esta es una obra supremamente mal hecha desde cualquier punto de vista. Las paredes se hicieron como se dice de manera popular, de una manera muy chambona. Ellos han querido varias veces venir a entregar esta obra pero nosotros no hemos querido recibirla, podemos incurrir incluso en un delito por aceptar esto en estas condiciones, esto no está terminado, no sé si usaron malos materiales o qué, pero las filtraciones son constantes”, aseguró Rojas.

El acuerdo

Según el vocero comunal, se intentó llegar a un acuerdo con Aguas del Huila siempre y cuando terminaran al menos el lecho de secado de la planta de aguas residuales, para que haga las veces de filtro, ya que los tanques que deben cumplir esta función no lo hacen, Rojas manifiesta que la respuesta de la entidad es que esta obra no hacía parte del contrato.

Actualmente el alcantarillado que no ha sido recibido por la comunidad a Aguas del Huila está llenó de monte, el fluido residual de 390 viviendas llega al lugar pero no es filtrada, sino que pasa por los tanques sin ser tratada y cae de nuevo a un caño que conduce a la quebrada La Manguna, hecho por el cual la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena tomó acciones legales contra la comunidad, a lo que los dirigentes del corregimiento respondieron con una misiva argumentando que la contaminación no era responsabilidad de ellos, sino de Aguas del Huila, por no haber terminado el alcantarillado.

La Nación