Emcali produce fertilizante a partir del tratamiento de aguas residuales

Tras diez años de investigaciones y trabajos por parte de los ingenieros de Emcali, la entidad logró producir y poner al mercado su propio fertilizante para el tratamiento de tierras y cultivos. El fertilizante se llama Abonem y se consigue a partir del tratamiento de los lodos recolectados de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales.

 

emcali_fertilizanteEmcali asegura que con el proceso de producción del fertilizante Abonem, se encuentra una solución ambiental y sostenible, suministrando materia orgánica a las plantas que las necesitan.

 

Tras diez años de investigaciones y trabajos por parte de los ingenieros de Emcali, la entidad logró producir y poner al mercado su propio fertilizante para el tratamiento de tierras y cultivos.

El fertilizante se llama Abonem y se consigue a partir del tratamiento de los lodos recolectados de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, Ptar.

Así lo confirmó el director Aguas Residuales de Emcali, José Cerón, quien afirmó que “tras años de investigación logramos ser aprobados por el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, para producir y comercializar este producto que es un mejorador de terreno y un abono orgánico mineral”.

Según indicó el funcionario, el principal objetivo es sacarle el mayor provecho posible al tratamiento de aguas residuales. El agua se potabiliza, pero el residuo debe ser procesado para generar estos fertilizantes que servirán de abono a la tierra.

“La idea es aprovechar y cerrar el ciclo de las aguas residuales de manera ambiental, ya que en el proceso de tratamiento se genera energía gracias al biogas obtenido y también se genera un biosólido convertido en fertilizante, para devolverle a la tierra la materia orgánica que tanto necesita para el crecimiento de la plantas”, explicó el ingeniero.

La Ptar de Cañaveralejo es la encargada de realizar el proceso de tratamiento de aproximadamente 6.0 metros cúbicos por segundo de aguas residuales y de generación de 150 toneladas de biosólidos, lo que la convierte en la planta más grande de su género en el país.

Estos biosólidos salen de los ‘digestores’ muy húmedos por lo cual son sometidos a un proceso de reducción de humedad a través de un equipo secador de temperaturas muy altas llamado ‘Green House’, de fabricación alemana, el cual aprovecha la luz solar en unos invernaderos automatizados.

“Con este proceso se eliminan los patógenos, la atracción de vectores (como moscas) y el mal olor; mientras se reduce la humedad del 70% al 20% en cinco días”, aseguró Cerón.

En estos momentos la planta Ptar se encuentra en la capacidad de producir 30 toneladas mensuales de ‘Abonem’, pero esperan poder aumentar la producción en los próximos meses.

Mercado

Abonem fue presentado por Emcali en desarrollo de la Feria de Competitividad e Innovación, que se llevó a cabo en el Centro de Eventos del Pacífico, para potenciar la inventiva y creatividad de su planta de empleados y trabajadores.

El ingeniero José Cerón aseguró que “aún no se tiene claro el precio del producto, tema que está siendo evaluado por el área comercial, pero sí va ser menor que los demás productos similares”.

Por último afirmó que varias empresas del Valle del Cauca han solicitado hacer uso del producto y esperan en el transcurso de año socializarlo con más posibles clientes.

El País