El Tribunal Supremo ordena la demolición de la depuradora de Vuelta Ostrera

ARCA podrá solicitar de este Tribunal, si llegara a entenderlo necesario, la comprobación de que aquellas sucesivas actuaciones se van realizando con arreglo a lo previsto en el “cronograma de actuaciones”. El Tribunal Supremo ordena la demolición de la depuradora de Vuelta Ostrera

 

 

P52365001EDAR de Vuelta Ostrera

 

En la sentencia dice que la Administración del Estado queda desde ahora obligada al cumplimiento de la sentencia en la forma y términos consignados; y, reiterando el ofrecimiento que ya se hizo por esta Sala en el Auto de 12 de julio de 2006, podrá la Asociación ejecutante (ARCA) solicitar de este Tribunal, si llegara a entenderlo necesario, la comprobación de que aquellas sucesivas actuaciones se van realizando con arreglo a lo previsto en el “cronograma de actuaciones” a que anteriormente se ha hecho mención.

El alto tribunal recuerda:”llevando a la práctica el modo de ejecución de la sentencia previsto en el “cronograma de actuaciones” al que remite expresamente nuestro Auto de 12 de julio de 2006, la demolición de la actual EDAR, decidida en la sentencia, no tendría lugar hasta transcurridos siete años”.

En la sentencia y dentro de los razonamientos juridicos se dice “procede acceder a la ejecución forzosa de la sentencia, si bien no en la forma solicitada por la parte ejecutante, esto es, requiriendo a la Administración demandada “para que en el plazo máximo de un mes proceda a dar inicio a las obras de derribo de la estación depuradora de aguas residuales y a la regeneración de los terrenos y las finalice en el plazo máximo de cuatro meses en los términos ahora pretendidos”, sino en los estrictos términos en que fue acordado el modo de llevar a cabo dicha ejecución en nuestro referido Auto de 12 de julio de 2006; y ello por las razones siguientes:

1º.- No consta que haya desaparecido el interés público y medioambiental hecho valer por la Administración del Estado en el incidente de ejecución planteado en fecha 5 de abril de 2006, circunstancia ni tan siquiera mencionada por la Administración obligada a la ejecución de la sentencia.

2º.- La Asociación ejecutante admitió tácitamente la existencia de tales intereses públicos con ocasión de la sustanciación del incidente de ejecución resuelto por el Auto de 12 de julio de 2006, sin que en la solicitud de ejecución forzosa efectuada con fecha 7 de junio de 2013 haya tampoco realizado manifestación alguna en el sentido de considerar enervadas las razones de índole medioambiental que le llevaron a consentir la propuesta efectuada entonces por la Administración del Estado.

Mas tarde dice, “Es cierto que la Administración demandada no ha cumplido su obligación de ejecutar la sentencia en los términos acordados en el Auto de 12 de julio de 2006”

Cantabria 24h