Ecuador.- Interagua busca evitar el cese de la concesión

Dos delegados de españa llegaron el miércoles a Guayaquil. Entre tanto,la Empresa municipal de agua potable y alcantarillado de Guayaquil (Emapag-EP) analizaba ayer la elección de un interventor preventivo de la concesión

 


Dos directivos de la concesionaria Interagua llegaron la noche del miércoles anterior a Guayaquil, procedentes de Madrid (España) para evitar que se suspenda definitivamente el contrato de concesión de los servicios de agua potable y alcantarillado con la Empresa Pública Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Guayaquil (Emapag-EP).

Ignacio Montes, procurador, y Ramón Rebueltas, director ejecutivo de Proactiva Medio Ambiente, de España (principal accionaria de Interagua con el 51%), buscaban ayer sin éxito un acercamiento con el alcalde Jaime Nebot y directivos de Emapag-EP, con el fin de salvar la concesión que fue firmada en 2001 por el Cabildo e Interagua, para 30 años.

Nebot entregó el miércoles anterior a Interagua la notificación de la suspensión definitiva del contrato, aduciendo que la concesionaria decidió de forma unilateral retrasar el cumplimiento del cronograma correspondientes al tercer quinquenio al reducir de $30 millones a $22 millones las inversiones correspondientes a este año.

La postura de Nebot fue respaldada por el Concejo Cantonal de forma unánime en su sesión de ayer.

Interagua adujo que la reducción de las inversiones es una forma de presionar para que se establezca una tarifa justa por el metro cúbico, hoy en ¢56. La inversión estimada del quinquenio (2012-2016) es de $107,5 millones.

El tema de la revisión de la tarifa pasó a un arbitraje ante la Cámara de Comercio de París. Interagua creyó que mientras dure el arbitraje era necesario reducir las obras e inversiones.

Nebot considera que la reducción de los montos de inversión es un argumento para dar por terminado el contrato, tal como lo establece el artículo 1505 del Código Civil.

El contrato de concesión determina que Interagua y Emapag-EP deben definir cada quinquenio un plan de inversiones para los próximos cinco años. Eso sucedió en agosto de 2011. Para la ejecución de esas obras se fija una tarifa de cobro del servicio. Si no hay acuerdo, el valor lo establece la Emapag-EP; si persiste la divergencia, Interagua puede acudir a un arbitraje internacional, como en efecto ha sucedido.

Interagua pretende que la actual tarifa promedio de ¢56 por metro cúbico sea revisada en un monto que no determinó.

La notificación entregada a Interagua es revisada por el directorio de esta entidad en Guayaquil, la que tiene 60 días para responder. Aún no hay un pronunciamiento oficial.

Fuente: HOY