Diputación amplía la formación de los técnicos de las plantas depuradoras de aguas residuales de la provincia

Los técnicos que se dedican al mantenimiento de las estaciones depuradoras de aguas residuales de la provincia mejorarán su formación durante cuatro días gracias a un curso teórico-práctico de la Diputación Provincial inserto en el programa de mantenimiento y conservación de depuradoras. Es una iniciativa que se lleva a acabo en colaboración con Aquagest Andalucía, empresa adjudicataria del servicio de conservación y mantenimiento de las estaciones.

 

fotonoticia_20130603180655_500

Teniendo en cuenta que el operario de la depuradora es el pilar fundamental sobre el que se apoya el mantenimiento de una planta y su formación reduce costes en el medio y largo plazo y evita accidentes laborales, la Diputación apuesta por la formación continua de estos trabajadores cuya importancia en el ámbito municipal ha sido resaltada por el vicepresidente segundo del área de Medio Ambiente, Economía y Familia y Bienestar Social, José Robles, durante la inauguración de la primera de las sesiones de este curso, esta mañana en el salón de actos de la Diputación, donde se han dado cita más de 70 participantes entre operarios, responsables municipales y técnicos de la Diputación.

El diputado delegado de Medio Ambiente ha recordado que “la Diputación de Granada está trabajando en la articulación de un ente de gestión para el ciclo integral del agua” en el que toma importancia “el tema de la depuración aunque no es competencia de la Diputación”. “Es la Junta de Andalucía la que tiene que construir esas depuradoras” y aunque “desde el año 2011 está cobrando un euro y algo más por recibo para la construcción de esas depuradoras, no sabemos todavía cuando se van a construir”, ha lamentado José Robles.

Entre los objetivos del curso está la concienciación al trabajador de la importancia medioambiental de su labor en relación con el agua. También conocerán las características y composición de las aguas residuales, y adquirirán conocimientos básicos de cómo funcionan las depuradoras con las que trabajan. Es destacable también la importancia que tiene en el curso la adopción de pautas de trabajo sin riesgo.

Las condiciones de trabajo de estos operadores se caracterizan por la necesidad de conocimientos técnicos y, en muchas ocasiones, por la escasez de medios ya que son técnicos que se ocupan de varias materias en los municipios pequeños.

Como ha resaltado Robles, “la Diputación de Granada va a mantener el contrato de mantenimiento de las depuradoras para el periodo 2014-2015 y, por tanto, seguiremos colaborando con los ayuntamientos” que tienen las competencias en depuración de aguas. El presupuesto de licitación del contrato en vigor es de 286.853 euros anuales, con el cual se pretende complementar las actuaciones de conservación y mantenimiento que de por sí tienen que realizar los municipios. “También hay un gasto en el capítulo de funcionarios que no está cuantificado en ese contrato y queremos destacar la importancia que tiene su trabajo”, ha recalcado el vicepresidente segundo.

Según la ley 9-2010 de 30 de julio de aguas de Andalucía, la depuración de aguas residuales urbanas es competencia de los municipios, entre otros servicios dentro del ciclo integral del agua de uso urbano. Ello comprende la intercepción y el transporte de las mismas mediante los colectores generales, así como su tratamiento hasta el vertido del efluente a las masas de aguas continentales o marítimas. En virtud de la Ley de Bases de Régimen Local, la depuración de aguas constituye actividad reservada al municipio y se ha de gestionar directa o indirectamente por el ayuntamiento en cuestión.

Por ello, cuando se construyeron buena parte de estas depuradoras fueron construidas con el fin de que fueran explotaciones fáciles de gestionar. Sin embargo, ello no es contradictorio con que haga falta una sólida formación para su uso pues, como ha destacado hoy el jefe de servicio de Medio Ambiente de la Diputación, Francisco Javier García, “los sistemas de depuración son muy variados” en las pequeñas estaciones a diferencia de las grandes explotaciones y además, a diferencia también de estas últimas, no se suele contar con la presencia al 100 por cien de un técnico que supervise el trabajo diario.

El responsable de depuración de Agbar Andalucía, Gustavo Calero, ha incidido en la importancia de la seguridad en el trabajo en las depuradoras ya que “muchas veces ni siquiera somos conscientes de los riesgos a los que estamos sometidos”. Tras los conceptos básicos y conocimientos técnicos sobre tratamiento de aguas que se abordan hoy en la Diputación, incluyendo tecnologías no convencionales, el curso continuará desde mañana hasta el jueves con jornadas prácticas en las estaciones depuradoras sur y oeste de Granada.

Europa Press