Desarrollan una depuradora urbana capaz de generar energía

Investigadores del Departamento de Ingeniería Química, Biológica y Ambiental coordinarán un proyecto del programa LIFE de la UE con el fin de comprobar que es posible depurar las aguas residuales urbanas generando energía. Se trata del primer proyecto de este programa que coordina la UAB.

 

Desarrollan una depuradora urbana capaz de generar energía

El objetivo del proyecto, encabezado por los profesores Julián Carrera, María Eugenia Suárez-Ojeda y Julio Pérez, es rediseñar radicalmente las plantas de tratamiento de aguas residuales para conseguir la producción de energía sin afectar a su rendimiento de depuración o, incluso, mejorándolo. Las depuradoras actuales requieren, como mínimo, un consumo anual de energía de entre 8 y 15 kWh por habitante, a fin de cumplir con las exigencias legales de descarga de efluentes, en términos de materia orgánica, nitrógeno y fósforo. Esto implica unas emisiones de gases de efecto invernadero considerables y un coste económico significativo. Eliminar este costo implicaría un ahorro de entre 500 y 1000 millones de euros al año para los países de la UE.

El proyecto SAVING-E pretende demostrar, a escala piloto y con aguas residuales reales, que el balance energético de una depuradora urbana se puede mejorar tanto a elevadas como a  bajas temperaturas, hasta los 10oC que serían necesarios para poder desarrollar el proceso en países nórdicos, llegando a una producción energética anual de 9 kWh por habitante.

Esta nueva depuradora utilizará toda la materia orgánica presente en el agua residual para producir biogás, un gas combustible formado fundamentalmente por metano y que se puede usar para obtener calor y electricidad. Por otra parte, el nitrógeno del agua residual se eliminará de forma autótrofa, es decir, sin necesidad de materia orgánica, mediante una nueva tecnología basada en dos etapas biológicas (un reactor aeróbico de nitritación parcial y un reactor anammox). Los científicos prevén que esta nueva tecnología reducirá significativamente los costes de aireación en comparación con las actuales depuradoras urbanas.

“El reto tecnológico que supone poder depurar las aguas residuales urbanas generando energía de forma limpia es apasionante. Con el proyecto LIFE-SAVING-E tenemos la oportunidad de conseguirlo. Esperamos estar en disposición de implementar esta innovadora tecnología de depuración a escala real en 3 o 4 años”, destaca el profesor de la UAB Julián Carrera.

Leer artículo completo en Universitat Autónoma Barcelona