Depuración y reutilización, estrategia eficiente para el agua

Una completa depuración de las aguas residuales urbanas y su reutilización han hecho posible recuperar ambientalmente el río Segura y aumentar la disponibilidad de recursos hídricos para riego en la cuenca más seca de Europa. Ha sido un ambicioso plan, desarrollado durante diez años, cuyo resultado ya se puede disfrutar y que sitúa la Cuenca del Segura a la cabeza de España en el tratamiento y reutilización de aguas residuales.

 

Río Segura / José Antonio Fernández Martínez / Región de Murcia Digital

 

La Cuenca del río Segura, con 365 milímetros de lluvia al año, es la de menor pluviometría de toda la Europa continental. Con una disponibilidad natural de sólo 400 metros cúbicos por habitante y año -frente a los 1.000 metros cúbicos por habitante que recomienda la ONU-, a lo largo de la historia el medio hídrico ha sufrido en esta zona una gran presión, lo que ha conducido a una situación de déficit y unas condiciones medioambientales extremas. Además, a partir de los años 90 del pasado siglo, se añadió al ya complicado escenario una carga importante de vertidos contaminantes, tanto industriales como urbanos. Azotada por periódicos episodios de sequía, la agricultura se enfrentaba a graves problemas de suministro, condicionando a su vez los escasos recursos del río.

Paradójicamente, la cuenca del Segura tiene unas condiciones naturales de clima idóneas para la producción en regadío, unas características que han impulsado siempre a los agricultores del sureste español a buscar la máxima eficiencia en el uso del agua. Actualmente esta zona es una potencia exportadora de primer nivel, sobre todo gracias al mercado de la Unión Europea, con una facturación anual de unos 4.700 millones de euros y cinco millones de toneladas comercializadas cada año.

A mediados de los años noventa, como se ha señalado, la situación del río no era sostenible ni medioambientalmente ni por la escasez de recursos para la agricultura. La movilización social precedió a una actuación de la Comunidad Autónoma de Murcia. El Gobierno de la Región de Murcia, que ocupa la mayor parte de la cuenca del Segura, decidió implantar un Sistema General de Regeneración y Reutilización de Aguas Residuales Urbanas.

Leer artículo completo en diario EL ECONOMISTA