Denuncian que la depuradora trata más líquido del autorizado

El PSOE asegura que la instalación no puede absorber la cantidad de aguas residuales que se generan en la ciudad

 

Imagen del supuesto vertido sobrante del equipamiento

Imagen del supuesto vertido sobrante del equipamiento

El grupo municipal socialista en el ayuntamiento de Inca denunció ayer que la depuradora de aguas residuales del municipio funciona por encima de sus posibilidades y que estaría vertiendo niveles de aguas sucias que superarían a los permitidos estrictamente en el equipamiento.

 

 

El portavoz del PSOE ´inquer´, Xavier Ramis, asegura que se han detectado vertidos de aguas residuales que, a su entender, estarían traspasando los niveles máximos permitidos en la depuradora. Los socialistas añaden que han descubierto esta supuesta irregularidad a raíz de los contactos mantenidos con una serie de vecinos que residen cerca de la depuradora, que han formulado quejas sobre los malos olores que desde hace aproximadamente un mes se producen en el entorno de las instalaciones situadas en la salida de Inca en dirección al pueblo de Llubí.

“En la actualidad, la depuradora trata más de 2,44 millones de metros cúbicos anuales de aguas residuales, cuando sólo está proyectada para tratar 1,82 millones de metros cúbicos”, sostienen los socialistas, que utilizan este dato para demostrar que “las actuales instalaciones no pueden absorber en todo momento la cantidad de aguas residuales” que se generan en el municipio del Raiguer.

Análisis negativos
Ramis recuerda que en anteriores ocasiones se han efectuado análisis de las aguas tratadas en la depuradora de Inca por parte de la administración autonómica y que “han aportado resultados que superaban los máximos autorizados por la directiva europea”. La conselleria de Salud y Consumo también ha advertido, en sus informes relacionados con la modificación del Plan General, que deberían justificarse de forma detallada las necesidades de dotación de agua potable, saneamiento y pluviales para los nuevos crecimientos en función de la población estimada.

Según el PSOE, la depuradora vierte actualmente líquidos “sin depurar adecuadamente” tanto al embalse destinado a las aguas regeneradas para el riego agrícola como al torrente, “con las consecuencias que ello supone para el medio ambiente”. El portavoz recuerda que el Govern “es consciente” de la situación, ya que elaboró en 2010 un proyecto de ampliación de la depuradora, por un importe de nueve millones de euros, que todavía no se ha llevado a cabo. Por todo ello, el PSOE solicitará a Abaqua que lleve a cabo la ampliación.

Fuente: Diario de Mallorca