Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia espera lograr el compromiso del Ministerio para realizar la depuradora de Lamiako

El Consorcio de Aguas Bilbao-Bizkaia ha anunciado su intención de lograr un “compromiso” por parte del Ministerio de Medio Ambiente para el desarrollo de la macrodepuradora de Lamiako, así como para una actuación de mejora del tratamiento primario de aguas en la depuradora de Galindo. “Veremos si en los próximos tiempos somos capaces de establecer compromisos con el Ministerio en alguna de estas obras de interés declarado para el Territorio”, ha manifestado el presidente de la entidad de gestión de aguas del Gran Bilbao y buena parte de Bizkaia, durante un foro organizado por el Cluster Vasco de Industrias de Medio Ambiente (ACLIMA), que se desarrolla este miércoles en Bilbao.

 

Consorcio-Bilbao-Bizkaia-Ministerio-Lamiako_EDIIMA20140122_0132_4

 

Barreiro ha participado en la jornada titulada “Retos y Oportunidades en el sector del agua en Euskadi”, junto al gerente de Aguas Municipales de Vitoria (AMVISA), Ángel Llamazares, el presidente de Aguas de Añarbe, Enrique Noain, y el gerente de Servicios de Txingudi, Miguel Ángel Muñagorri.

Durante su intervención, el presidente del consorcio vizcaíno ha anunciado la intención de la entidad de establecer unas “pautas” con el Ministerio para desarrollar dos obras de interés declarado para Bizkaia: la construcción de una macrodepuradora en Lamiako, por un lado, y la mejora del tratamiento primario de aguas de la depuradora de Galindo, por otro.

La primera actuación está encaminada al reforzamiento del sistema de Galindo y podría suponer una inversión aproximada de 107 millones de euros, mientras que la mejora del tratamiento de aguas requeriría de alrededor de 27 millones de euros.

Por otro lado, el Consorcio ha planteado dos grandes obras a acometer en la próxima década, la primera consistente en la instalación de un emisario submarino, con inicio en la Depuradora de Galindo, y que tendría el objetivo de canalizar los vertidos de saneamiento para que no vieran la luz en la Ría, sino más allá de los espigones del Puerto de Bilbao.

Según ha explicado el presidente del Consorcio, en una primera estimación preliminar la obra alcanzaría un coste de alrededor de 130 millones de euros.

La segunda gran intención a futuro de la entidad que gestiona las aguas de Bizkaia es continuar con el desarrollo del Plan de los tanques de tormenta, infraestructuras del alcantarillado constituidos en depósitos, dedicados a capturar y retener el agua de lluvia cuando hay precipitaciones muy intensas, al objeto de disminuir la posibilidad de inundaciones en los casos en que la capacidad de escurrido del agua es menor que el propio volumen de lluvia.

Leer artículo completo en EL DIARIO