Cadasa pondrá en manos de una empresa toda la red de saneamiento del Caudal por 6,5 millones

El Corsorcio de Aguas de Asturias (Cadasa) ha abierto el proceso para contratar a una empresas privada que se encargue de la explotación, mantenimiento y conservación del sistema público de saneamiento de la cuenca del río Caudal, que incluye la estación depuradora de aguas residuales de Baiña y toda la red de colectores-interceptores de los ríos de la comarca. El contrato tendrá una duración de cuatro años prorrogables hasta 11 y el presupuesto de licitación supera los 6,5 millones de euros.

 

cadasa-pondraLa estación depuradora de Baiña donde de tratan las aguas residuales de toda la comarca

 

Con las inversiones efectuadas en los últimos años con fondos europeos, estatales, regionales y del plan de la minería, la red principal de saneamiento de la comarca del Caudal ha ido creciendo de forma importante con el objetivo de mejorar la calidad de las aguas de los ríos y contribuir a la recuperación medioambiental de la zona, castigada por la actividad industrial, principalmente la minera. Todas esas infraestructuras fueron asumidas por el Consorcio de Aguas de Asturias y requieren de trabajos continuos de explotación y mantenimiento. En esa línea, Cadasa acaba de anunciar la contratación, por procedimiento abierto, de la gestión del servicio de saneamiento de la comarca bajo la modalidad de gestión interesada, según la cual el licitador y el adjudicatario participan en los resultados de la actividad en una proporción pactada. Es por ello que el presupuesto de licitación asciende a 6.539.400 euros, pero el valor estimado del contrato es de 15.858.148 euros según señala el pliego de condiciones.

El plazo del contrato será de cuatro años más seis prórrogas de un año cada una y una prórroga extraordinaria de un año mientras se ultima una nueva licitación. Es decir, el tope será de 11 años de gestión.

El contrato incluye los trabajos de explotación, mantenimiento y conservación de la estación depuradora de aguas residuales de Baiña, que trata los vertidos controlados de los municipios de Mieres, Aller y Lena. Esta instalación, que durante los últimos años fue gestionada por la empresa Acciona Agua, tiene una capacidad de tratamiento de 43.200 metros cúbicos de agua al día, que en población equivalente asciende a 86.500 habitantes.

Leer artículo completo en diario La Nueva España