Bruselas se propone legislar sobre la reutilización de aguas depuradas en 2015

La Comisión Europea tiene en agenda una legislación específica sobre la reutilización del agua. La futura normativa, que Bruselas quiere que vea la luz en 2015 y que será jurídicamente vinculante para todos los Estados miembros, propondrá directrices sobre el doble uso de los recursos hídricos y abogará por que países y regiones fijen objetivos concretos para su aprovechamiento en usos agrícolas, urbanos, industriales y recreativos.

 

potabiliPlanta potabilizadora de Aljaraque (Huelva). / JULIAN ROJAS

 

Como primer paso, el Ejecutivo comunitario ha lanzado este martes una consulta pública para recabar ideas de ciudadanos y expertos y que promete tener en cuenta en la redacción de la normativa. Pese a que el anuncio ha sido realizado por la Comisión saliente (presidida por José Manuel Durão Barroso), será el nuevo Colegio de Comisarios (presidido por Jean-Claude Juncker y que debutará en noviembre) quien deba proponer las medidas legislativas para su aprobación definitiva.

En un continente que no destaca por su capacidad para dar una segunda vida a sus aguas depuradas, que suelen acabar en ríos y lagos, la normativa que contempla el Ejecutivo comunitario tiene dos metas: incrementar la capacidad de respuesta ante las cada vez más recurrentes sequías y reducir el coste de depuración. Además, la Comisión Europea sostiene que su impacto ambiental es menor que el de otras alternativas de suministro, como la desalinización o los trasvases interregionales.

Sin embargo, “pese a las ventajas y al potencial de desarrollo” de la reutilización de aguas residuales previamente tratadas, Bruselas ve varios escollos para incrementar esta práctica: la ausencia de unas normas ambientales y sanitarias comunes a todos los 28 Estados miembros, los obstáculos a la exportación de vegetales irrigados con aguas depuradas, la tarificación “inadecuada”, y la escasa sensibilización y baja aceptación social de la reutilización segura de este recurso.

Leer artículo completo en diario EL PAIS