Ávila se convierte en la única capital española que depura el 100% de sus aguas con membranas

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván, el alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto, y el presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero, José Valín, junto a una buena representación de autoridades abulenses, han visitado la nueva EDAR de la capital abulense que ha supuesto una ampliación y adecuación de las instalaciones mejorando los caudales y calidades así como la tecnología de la planta.

 

1_detailAutoridades que han visitado la EDAR de Ávila. / Antonio S. Sánchez

 

En estas obras de ampliación se ha ejecutado una nueva planta, incorporando las más modernas tecnologías de depuración y asegurando una adecuada capacidad de tratamiento de las aguas residuales, basada en una solución que pasa por el uso de membranas que garantizan la más alta calidad en el agua (efluente) que existen en el mercado.

Esta solución vierte las aguas en las mejores condiciones posibles al embalse de Las Cogotas del que se nutren actualmente distintos sistemas de abastecimiento. Por ejemplo, Cardeñosa, con 45 núcleos de población, toma aguas del propio embalse y Medina del Campo-Olmedo lo hace aguas abajo en el río Adaja. La nueva técnica utiliza como sistema de ultrafiltración unas membranas de fibra hueca que sustituyen la función de separación de sólidos del clarificador secundario y de tratamiento terciario de los sistemas convencionales de fangos activados y terciarios.

La EDAR de Ávila lleva en funcionamiento desde el año 1991 y fue diseñada para un caudal de tratamiento de 33.000 metros cúbicos destinado a una población equivalente de 190.000 habitantes, acometiéndose una ampliación en el año 2002, aunque el tiempo transcurrido desde su puesta en servicio y los crecimientos urbanos de los últimos años han supuesto un proyecto de mejora y ampliación de la EDAR para dar un tratamiento adecuado a los caudales de agua residual.

Leer artículo completo en TRIBUNA ÁVILA