Agbar denuncia maniobras administrativas de Acciona para cuadrar las cuentas de ATLL

El departamento de Territori i Sostenibilitat muestra la primera parte del expediente de concesión a la gestora de aguas de Barcelona

 

 

El conseller Recoder. EFE / Toni Garriga

Aguas de Barcelona (Agbar) ha empezado a repasar los pocos documentos que, finalmente (y mediante la presión de la Justicia), el departamento de Territori i Sostenibilitat, dirigido por Lluís Recoder, ha accedido a mostrarles sobre la concesión de Aigües Ter Llobregat (ATLL) a un consorcio liderado por Acciona. Al analizar la tarifa que se aplica por cada hectómetro cúbico de agua que gestionará, se han encontrado con la primera sorpresa: han detectado una maniobra administrativa para cuadrar las cuentas de los nuevos adjudicatarios, según informan fuentes cercanas a la compañía a Economía Digital.

Agbar perdió ante su rival Acciona precisamente por proponer un canon del servicio más alto, la parte que más se valoraba (un 75% de ponderación) en este concurso público. Pero Acciona había realizado una pequeña triquiñuela para pujar por 0,7088 euros por cada metro cúbico de agua frente a los 0,79 euros de la gestora de las aguas de Barcelona, según los mismos interlocutores.

Nuevos municipios en ATLL

El pliego de condiciones de ATLL se aprovechó para incorporar nuevos municipios de El Maresme (Barcelona) y Solsonés (Lleida) a las responsabilidades de suministro de la empresa pública que distribuye el agua. En total, la Generalitat sacaba a concurso la gestión de 211 hectómetros cúbicos de agua anuales que, con el canon establecido por Acciona, generaba unos ingresos de 149,5 millones de euros. Una cantidad que le reporta pérdidas, según informan fuentes conocedoras del concurso.

Pero en la oferta presentada, los ingresos totales sólo se generan por la prestación del servicio a los municipios tradicionales de ATLL. Es decir, el consorcio de Acciona y el banco de inversión brasileño BTG Pactual consigue seis millones de euros adicionales al gestionar los nueve hectómetros cúbicos de agua de los municipios que se incorporan a la gestora de agua en alta (desde el lugar de captación a los depósitos de cabecera de los municipios). Una facturación que le permitirá cuadrar las cuentas de la privatizada ATLL.

Litigios

Esta maniobra también deja la puerta abierta a un cambio en el canon que Acciona aseguró que aplicaría desde el primer día en el que se firmara la concesión. Un contrato con el departamento dirigido por Recoder que, si no hay cambios, se rubricará antes de Navidad por el Govern en funciones de la Generalitat. Además, la triquiñuela de los nuevos municipios incorporados ha impedido que Agbar ajustara más el precio ofertado, lo que hubiera modificado sustancialmente el concurso, según aseguran las mismas fuentes.

Si Acciona modifica el precio de 0,7088 euros por metro cúbico de agua, la empresa que preside Ángel Simón llevará el incremento de tarifa ante los tribunales al sentirse abiertamente perjudicada por los procedimientos con los que la Generalitat ha gestionado la privatización de la empresa pública. La concesión de ATLL por 50 años estará vigilada con lupa por Agbar, que no ha ahorrado esfuerzos en iniciar acciones legales para garantizar la igualdad de oportunidades en la privatización. Una situación que la filial de Suez y La Caixa considera que no ha sido considerada en el proceso de venta dirigido por el conseller en funciones Lluís Recoder.

Fuente: Economía Digital