Valencia y su área urbana consumen 3.000 litros de agua potable al segundo

Evitar el desperdicio de agua potable que pudiera originar una avería y garantizar el suministro a una presión adecuada a 1,5 millones de personas que viven repartidas en más de 40 municipios distintos; y todo ello durante las 24 horas de los 365 días del año. Ésta es la difícil tarea encomendada a los técnicos que cada día vigilan la basta red de tuberías de agua potable que abastece a Valencia y a su área metropolitana.

 

??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????Centro de control de Aguas de Valencia. / JESÚS SIGNES

 

Afortunadamente para ellos, cuentan con un tecnológico centro de control con el que vigilan todo el proceso, que nace en las plantas potabilizadoras de La Presa, en Manises, y El Realón, en Picassent, y finaliza en los contadores de cientos de miles de hogares valencianos.

«En la actualidad estamos teniendo una demanda de unos 3.000 litros por segundo de media, unas 4,5 piscinas olímpicas a la hora. Debemos garantizar que a todo el mundo le llegue con la suficiente presión, pero no con demasiada, ya que podrían reventar las tuberías. Vemos los consumos en tiempo real, y abrimos y cerramos válvulas en función de las necesidades de cada uno», explicaron a LAS PROVINCIAS desde el propio centro de control.

Unos enormes depósitos de 190.000 metros cúbicos de capacidad hacen acopio del agua potabilizada en las plantas, que se nutren de las aguas superficiales de los ríos Júcar y Turia, ante posibles imprevistos. Desde allí, y a través de 150 kilómetros de tuberías de gran calibre se distribuye hasta las localidades. En el caso de la ciudad de Valencia, la compañía gestiona también alrededor de otros 1.000 kilómetros de tubería, éstas de menor calibre, que discurren por la capital.

Leer artículo completo en diario LAS PROVINCIAS