Una máquina sevillana para fabricar agua en el desierto

La empresa visueña Altecfrío acaba de presentar al mundo una máquina capaz de producir ciento veinte litros de agua al día en mitad de un desierto y con las peores condiciones climáticas. Con apenas el consumo energético equivalente al gasto medio de una lavadora en un hogar, la máquina es capaz de generar, de manera independiente, agua totalmente potable y de características muy similares al agua de lluvia.

maquina-agua-viso--644x362

El supervisor de la máquina e inventor del sistema de «generadores Aquaer», responsables de la extracción de humedad del aire y la producción del agua, es Enrique Veiga, de setenta y cinco años de edad y natural de Vigo, un ingeniero frigorista que aterrizó en Sevilla hace ahora cincuenta años. Vine a Sevilla, recuerda Veiga, «en 1965 para trabajar en el puerto». Desde entonces ha desarrollado una amplia trayectoria profesional como director técnico y asesor de empresas dedicadas al frío industrial, así como la elaboración de proyectos técnicos de industrias de todo tipo.

El funcionamiento de la máquina es «sencillo y milagroso», explica su inventor. «El principio físico del que parte es simple, el de condensación de vapor de agua, que es lo que sucede, para que nos entendamos, con los aparatos de aire acondicionado domésticos. Claro, esto resultaría muy evidente en atmósferas con un gran porcentaje de humedad, lo complicado es desarrollarlo en condiciones de sequía extrema». Esta primera máquina construida no supone más que un primer paso en la explotación de este tipo de tecnología. El sistema diseñado por Veiga ya cuenta con prototipos capaces de producir «cinco mil litros diarios en atmósferas con cuarenta grados centígrados y una humedad en torno al diez por ciento».

Ver artículo completo en diario ABC