Un tercio de la población todavía espera agua potable

Tras la crisis de la potabilizadora de Chilibre en 2011 que privó de agua a la capital por 40 días, el presidente de la República, Ricardo Martinelli, ordenó la reestructuración del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (IDAAN).

8994_800x600_crop_535730a2dd142El IDAAN solo abastece al 72% de la población, según un estudio de Fudespa.

Se nombró una comisión especial presidida por el entonces canciller Rómulo Roux, que inició la elaboración del anteproyecto que creaba la Autoridad del Agua y Saneamiento.

PRINCIPIOS DE 2012

La bandera de la transformación del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (IDAAN) en Autoridad del Agua y Saneamiento la llevaba Rómulo Roux.

Por su lado, el director de la entidad, Abdiel Cano, también opinaba del asunto: ‘Calculo que en ocho meses se puede resolver el problema. El tema del agua es serio, yo no tengo que ocultarlo, creo que las evidencias están por doquier. La politización tiene que acabar’.

Transcurrió el primer semestre del 2012 y el documento aún estaba sin consensuar.

Durante los recorridos por las provincias, Roux expresaba: ‘Este proyecto busca solucionar el grave problema que tiene el país con el agua potable y el saneamiento de sus fuentes hídricas’.

La discusión del borrador se empantanó en el tema de la indemnización de los funcionarios del IDAAN. Los trabajadores aprobaban el cambio de Instituto a Autoridad, siempre y cuando fueran compensados por sus años de servicio.

Superado este escollo, Roux reconocía: ‘Contamos con el respaldo del sector laboral, con el cual se ha venido trabajando por meses para garantizarle a este grupo la estabilidad laboral que necesita para seguir trabajando en esta institución con los recursos necesarios y los salarios que se merecen. Esto es histórico’.

Cano detallaba que la Autoridad del Agua y Saneamiento contemplaba la creación de un fondo para inversiones y mejoras del sistema de recaudación y recuperación de la cartera morosa.

El 21 de febrero de 2013, Roux presentó el anteproyecto a la Asamblea Nacional.

El canciller pidió a los diputados que el instrumento fuese visto como un proyecto de Estado y no como una iniciativa del gobierno.

‘El proyecto de ley será estudiado de forma minuciosa por el equipo de asesores para su prohijamiento y discusión en primer debate’, informaba el presidente de la Comisión de Salud, Mario Lazarus.

Lazarus, diputado colonense, recalcaba que el IDAAN no sería privatizado, sino que se buscaba mejorar el suministro de agua potable para que llegara a todas las comunidades del país.

Para entonces, Roux ya no estaba al mando de la Cancillería. Había renunciado para dedicarse a su campaña presidencial del Cambio Democrático.

OTRA EMERGENCIA

En mayo de 2013, tres meses después de entregado el anteproyecto a la Asamblea, el presidente Martinelli habló del asunto.

‘Por la crisis energética que estamos viviendo, el proyecto de la Autoridad del Agua y Saneamiento pasará al otro Gobierno’.

Cano lamentó la decisión del Ejecutivo y aseguró que la ley era importante para empezar a modernizar la entidad con recursos contemplados en el anteproyecto: $200 millones al año durante los primeros cinco años y $125 millones durante los siguientes cinco años. Estos fondos estaban asegurados de los aportes de la Autoridad del Canal de Panamá.

Faltaba ya solo un año para el cambio de gobierno y ya se vislumbraba la larga campaña electoral. El proyecto de Ley del Agua no parecía muy popular, aunque más de 920 mil panameños no tenían acceso al agua potable.

ESTUDIO

La Fundación para el Desarrollo Económico y Social de Panamá (Fudespa) analizó el tema del agua y puso por escrito sus consideraciones en un informe que dio a conocer en enero de este año. El organismo independiente sostuvo que el anteproyecto de ley que creaba la autoridad no contenía un cambio sustancial. Además, tomaba muchos artículos de la normativa existente del IDAAN y señaló la falta de capacidad de la institución para brindar el servicio a toda la población, las 24 horas.

RECURSOS

Para este año, el IDAAN funciona con $286 millones de presupuesto.

Durante la sustentación del monto, en agosto de 2013, los disputados cuestionaron a Cano por el desabastecimiento de agua en varias zonas del país.

Cano contestó que el proceso de la recuperación de una institución de servicio como el IDAAN no es cuestión de un año ni de dos. ‘Ese proceso tardará un decenio’, agregó.

El plazo cuenta a partir de la aprobación de la reestructuración que estará en manos de quien ocupe el Palacio de las Garzas.

Es un artículo publicado en el diario digital La Estrella de Panamá

.