Un estudio revela que A Estrada pierde un 65 % del agua en fugas

«Tenemos un problema de primera magnitud». El alcalde de A Estrada, José López, no ocultó su preocupación ante los resultados de un estudio realizado por la empresa Aquology, que revelan que solo el 35 % del agua que circula por la red de abastecimiento municipal llega a su destino. Un dato alarmante, teniendo en cuenta que el rendimiento de la infraestructura debería alcanzar al menos el 70 % en un estado normal y un 85 % en condiciones óptimas.

López señaló que el problema se concentra en cinco o seis zonas conflictivas de la red, que abarca 33 kilómetros y se compone de hasta cuatro tipos distintos de tuberías. Un kilómetro de la red sigue siendo en fundición, otros diez de fibrocemento (el principal foco de roturas), diecinueve de plástico y veintitrés en PVC.

Según las mediciones de Aquology, realizadas en durante 72 horas ininterrumpidas en el mes de octubre, la red de abastecimiento estradense pierde entre 2.000 y 2.500 metros cúbicos al día. La firma, que también se encarga de la lectura de los contadores, instaló para obtener los datos unos medidores del caudal por ultrasonidos.

Este sistema detectó un gasto de 100 metros cúbicos a la hora en el punto de más bajo consumo (esto es, a las 6.15 horas de un día laboral), mientras que el pico máximo a penas alcanzó los 250 metros cúbicos en las horas punta (entre la franjas de 8 a 9 horas y de 14 a 15 horas).

Un «problema costoso»

Aunque el regidor estradense aseguró que con las obras de la calle Leicures se atajó una parte del problema, reconoció que siguen siendo insuficientes. «Subsanar el problema es costoso, pero por otra parte es sencillo de localizar, -apuntó-, sería rentable hacer un estudio para saber en qué puntos se encuentran las mayores deficiencias y poder priorizar las actuaciones respecto a cualquier otra».

El gobierno local ya maneja un primer presupuesto presentado por la propia empresa y que fija las trabajos en 12.000 euros anuales. El mayor montante, 10.000 euros, es una parte fija; mientras que las revisiones anuales tendrían un coste nunca superior a 2.000 euros, que se calcularía en función del porcentaje de pérdidas subsanadas.

López aseguró que se barajará la propuesta de Aquology junto a otras opciones, pero confirmó en todo caso que tomará medidas al respecto. «Este trabajo se autofinancia por sí mismo», concluyó.

Fuente: La Voz de Galicia