Un caleño detrás de la tarea de llevar agua potable a La Guajira

A los guajiros les puede parecer magia o hechizo. Pero a él, seis años de investigación para ‘inventar’ el agua potable en La Guajira no son nada, si se considera que allá llevaban 300 años sin el líquido vital. Toda una contradicción frente a la inmensidad del mar Caribe que el “observador” –no le gusta que le digan científico ni ingeniero– Juan Carlos Borrero Plaza quiso ayudar a solucionar.

 

juan-carlos-borreroJuan Carlos Borrero Plaza logró que una constructora vecina evacuara los escombros para rellenos, con tal de que le respetaran el diseño previo para construir terrazas.

 

A los guajiros les puede parecer magia o hechizo. Pero a él, seis años de investigación para ‘inventar’ el agua potable en La Guajira no son nada, si se considera que allá llevaban 300 años sin el líquido vital.

Toda una contradicción frente a la inmensidad del mar Caribe que el “observador” –no le gusta que le digan científico ni ingeniero– Juan Carlos Borrero Plaza quiso ayudar a solucionar.

Con su acento arrastrado de caleño matizado con el tono del conferencista internacional que es, relata que la idea surgió cuando visitaba un parque de generación eléctrica con Empresas Públicas de Medellín, EPM.

Leer artículo completo en El País