Tres pedanías de Jerez recuperan la gestión pública del agua

Más de 8.000 vecinos de Jerez han recuperado la gestión pública del servicio más elemental: el agua. Los alcaldes de las pedanías de Guadalcacín, Torrecera y Estella se han opuesto frontalmente a la privatización consumada por el gobierno matriz, que encabeza la alcaldesa María José García Pelayo (PP) y, tras año y medio de tramitación, han conseguido remunicipalizar este servicio que, desde 2013, explota la empresa privada Aqualia en Jerez.

 

publiMaría José García Pelayo, en el Ayuntamiento de Jerez. / EFE

 

Las tres entidades locales han firmado este martes un convenio que permite a la empresa pública Aguas de la Sierra (ente dependiente de la mancomunidad de municipios de la serranía gaditana) hacerse cargo del servicio desde el inicio del próximo año. Los vecinos de las pedanías jerezanas notarán los efectos de la municipalización desde la primera factura. De hecho, el precio del recibo se abaratará un 20%, según ha explicado el presidente de la empresa, José Holgado, quien ya avanza que si se suman más ELAS (Entidades Locales Menores) se puede llegar a reducir la tarifa para los abonados “entre un 28” y un 30%”.

Para recuperar el control público del agua, los regidores de los tres núcleos pedáneos han tenido que renunciar a cobrar la parte proporcional del canon de 80,1 millones de euros que ha ingresado Jerez por una privatización que durará 25 años. La alcaldesa de Guadalcacín, Nieves Mendoza (Unión Rural Jerezana), arguye que prefiere “renunciar a un millón de euros que algunos (en alusión a Pelayo) utilizan para hacer inversiones a unos meses de las elecciones, y, a cambio, conservar el agua en manos públicas, que los vecinos paguen lo justo por el servicio y que ese dinero, esos 20 euros que va a ahorrar una familia media de cuatro miembros por recibo, quede en sus bolsillos”.

Leer artículo completo en diario EL PAÍS