¿Qué es agua de niebla?

María José Estrela, presidenta de la Asociación Española de Climatología.- La niebla es un conjunto de pequeñas gotas de agua suspendidas en la atmósfera que pueden reducir la visibilidad. La niebla también la podemos encontrar definida como una nube que se encuentra en contacto con el suelo. Esta definición es importante porque en algunos puntos de nuestro territorio, donde hay relieves montañosos próximos al mar, es habitual que existan nubes que cubren las cimas. Se trata de nubes bajas que empujadas por el viento marítimo se quedan atrapadas en las cimas de las montañas dando lugar a nieblas de advección.

 

-niebla.jpg de Producción ABC-CLE
Esta es la niebla que nosotros estamos estudiando en la vertiente mediterránea de la Península Ibérica, desde Cataluña hasta Almería. El proyecto ha tenido varias fases. La primera de ellas tenía como objetivo cuantificar el agua de niebla en esta área, es decir, conocer la importancia que tiene esta entrada en el sistema hidrológico. Hasta el momento no se había estudiado y, sin embargo, esto era prioritario porque sólo cuando conoces el proceso y lo que puede aportar al sistema es cuando se puede avanzar en la investigación y en sus potenciales usos y aplicaciones.

En relación a los volúmenes de agua de niebla recolectada, los resultados son en parte sorprendentes debido a que se han recolectado importantes cantidades de agua de niebla, especialmente en determinadas áreas con escasos recursos hídricos. A esto se une el hecho de que es durante el verano, caracterizado por las temperaturas más elevadas y por la menor cantidad de precipitaciones, cuando el input niebla se revela como un importante aporte de agua, con valores totales que superan en algunos sectores de la orla mediterránea peninsular los 1.000 l/m2/año. Si señalamos los valores obtenidos por día para cada uno de los períodos analizados (primavera, verano y otoño), la media por día de recolección de agua de niebla varía de unas zonas a otras pero se mantienen con valores en torno a los 2,1 l/m2/ día en verano, y los 4,5 l/m2/ día en otoño.

Diario de Mallorca