“Por un manejo sustentable del agua en nuestro municipio”, de Luis Gerardo Romo Fonseca para El Sol de Zacatecas.

Indudablemente, uno de los problemas que más afectan a la población y ponen en riesgo la estabilidad social, es la preservación y el abasto del agua. Sin embargo, a la fecha no hemos logrado frenar la espiral de contaminación y desperdicio de este recurso vital. Basta ver la forma en que la disponibilidad del agua potable a nivel nacional disminuyó 87% en los últimos 100 años, según advierte el Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social (CEIDAS).

 

 

agua-3Desgraciadamente, 104 de los 653 acuíferos que hay en México están sobreexplotados, 75% de 718 cuencas hidrográficas tienen algún nivel de contaminación y la sobreexplotación del agua alcanza 6.5 km³. Lo más grave es que de continuar la tendencia a la sobrexplotación de estos acuíferos, como máximo en 10 años, la gravedad de los problemas de abastecimiento de agua se duplicará, tal como lo señala el Despacho de Ingeniería y Gestión Hídrica.

Desgraciadamente, en México las políticas públicas en materia hídrica no están integradas sino que se aplican de manera aislada. De ahí la urgencia de compactar en una sola estrategia de largo plazo la gestión de los recursos hídricos, bajo esquemas de coordinación efectiva de todos los órdenes de gobierno con la federación; pero con la participación activa de la ciudadanía en su manejo para alcanzar una gestión sustentable del agua.

No tenemos otra alternativa en el país y menos en Zacatecas dada la gravedad del problema del agua en nuestra entidad. Recientemente, el director de la delegación estatal de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Enrique Morán Faz, informó que de 34 bancos de agua que existen en Zacatecas, más del 50% de los 34 bancos de agua se encuentran sobreexplotados, siendo la zona centro del estado la parte del territorio más afectada. A ello se agrega que Zacatecas registrará un promedio de lluvias en 30% debajo de lo normal durante este año, al igual que en el resto de la región centro-norte del país, lo que traerá como consecuencia grandes afectaciones en el nivel de captación de aguas de lluvia. Cabe mencionar que hasta el momento el promedio de las presas en Zacatecas se encuentran a 37.8% de su capacidad, porcentaje notablemente menor al promedio nacional.

En cuanto al abasto de agua, el diagnóstico no es muy alentador, por el contrario: redes hidráulicas dañadas, el gran crecimiento urbano y agotamiento de los pozos son los principales problemas que enfrenta la Junta Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado de Zacatecas (JIAPAZ). Cabe mencionar que este organismo explota 53 pozos, que en promedio están al 40% de su vida útil.

En particular, el municipio de Guadalupe se encuentra ante la necesidad de rehabilitar y ampliar las redes de conducción del agua, ya que es el municipio con mayor crecimiento poblacional en el estado. Actualmente, la mayoría de las redes existentes son antiguas y las tuberías tienen incrustación de sarro, provocando que éstas se taponen impidiendo que una parte del agua no llegue a su destino final en los puntos de consumo. Además de ello, debido al acelerado crecimiento demográfico, cada vez resulta más complicado abastecer de agua potable a toda la población porque la infraestructura hidráulica no ha crecido al ritmo de la población.

Debido a ello, tenemos que procurar que desde la administración municipal se dé un manejo sustentable del agua, mediante la implementación de técnicas para el ahorro del agua, preservarla y evitar el desperdicio. Por lo que es indispensable rehabilitar la infraestructura y mejorar el abastecimiento del recurso vital y almacenarlo óptimamente. Tenemos que poner en práctica métodos sustentables; apoyar la instalación de equipamientos sanitarios de bajo consumo en las construcciones y viviendas, además de ir depurando los centros de producción (plantas de tratamiento), las redes de distribución y los centros de tratamiento de agua residual tratada.

A través de un enfoque racional y con una perspectiva social, desarrollar una estrategia para asegurar el abasto de agua para las áreas verdes y establecer nuevos mecanismos de uso y reuso del agua en el municipio de Guadalupe, propiciando que este recurso y su calidad se relacionen con los usos a los cuales esté destinado. Paralelamente, es prioritario generar conciencia en la ciudadanía respecto a una nueva cultura del agua, basada esencialmente en su conservación y uso eficiente.

Por supuesto, y esto es determinante, cualquier estrategia de gestión hídrica tiene que estar enmarcada en un verdadero desarrollo sustentable que armonice las prioridades sociales, económicas y ambientales para luchar contra la pobreza y promover la seguridad alimentaria en nuestro entorno.

Finalmente, problemas como el deterioro de nuestros recursos naturales, la falta de una firme voluntad política para depurar la legislación ambiental, una incipiente (aunque creciente) cultura ambiental, así como la pretensión de las grandes trasnacionales por tomar el control de nuestros recursos naturales; nos obligan a emprender una transformación del modelo de desarrollo hacia una perspectiva social y de sustentabilidad, sobre todo, desde los espacios locales.

En razón de ello, en mi carácter de precandidato a la Presidencia Municipal de Guadalupe, estamos trabajando en la construcción de una plataforma en materia de gestión hídrica a partir de escuchar las inquietudes de todos los ciudadanos e integrando sus propuestas. Nuestro objetivo está dirigido a que en un futuro cercano, logremos un manejo del agua que coadyuve a la estabilidad social y proporcione las garantías para que las y los guadalupenses ejerzan a cabalidad su derecho humano al agua, al igual que las próximas generaciones.

Fuente: El Son de Zacatecas