No se cuida el agua en Yucatán

Las abundantes reservas de agua dulce que presenta la cuenca Península de Yucatán han generado una falsa idea de que se mantienen sin problemas, cuando es amenazada por la contaminación y la sobreexplotación. La responsable del CICY señaló que la ausencia de procesos de sequía ha creado un escaso interés por el cuidado del vital líquido.

 

agua00-300x199Imagen del cenote Ik Kil en Chichen Itzá, Yucatán.

 

Las abundantes reservas de agua dulce que presenta la cuenca Península de Yucatán han generado una falsa idea de que se mantienen sin problemas, cuando es amenazada por la contaminación y la sobreexplotación.

La responsable del Espacio de la Cultura del Agua del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), Verónica Franco Toriz, señaló que la ausencia de procesos de sequía en la región peninsular tan drásticos como sucede en el centro y norte del país ha creado un escaso interés por el cuidado del vital líquido.

En entrevista, manifestó estar en contra de la idea de que ‘nunca nos va a faltar agua, razón por la cual no la cuidamos, no la valoramos y existe un exceso en su explotación para actividades agropecuarias y recreativas, como la ganadería o su uso en piscinas domésticas’.

Tenemos que enseñar a la gente la necesidad de cuidar el agua, de evitar su contaminación; cuando se hace un mal uso de los agroquímicos, cuando se filtran las fosas sépticas, incluso cuando eliminamos la cubierta vegetal y afectamos los ciclos de recarga del agua.

Leer artículo completo en Diario de Yucatán