Moncofa mantiene su apuesta por la desaladora pese al coste que supone

La amortización millonaria de la instalación pasaría por arbitrar otra línea de financiación tipo mancomunidad. El alcalde, Jaime Picher, asegura que es “fundamental asegurar el abastecimiento de agua para toda la vida

 

Una de las naves de proceso de la desaladora, que en Moncofa estará finalizada en breve.

Una de las naves de proceso de la desaladora, que en Moncofa estará finalizada en breve.

El Ayuntamiento de Moncofa mantiene la apuesta por la desaladora que la sociedad pública Aguas de las Cuencas Mediterráneas, Acuamed, construye en su término municipal –que abastecerá también a Xilxes–, a pesar de que en la actualidad no precisan de nuevos recursos hídricos para tener cubierta la población, y del alto coste económico que supondría su puesta en marcha, previsiblemente este mismo año. Ello implicaría hacer frente a la cuota millonaria anual para la amortización de la instalación.

Así lo manifestó a Mediterráneo el alcalde de la localidad, el socialista Jaime Picher, tras matizar que, pese al casi millón y medio de euros que el municipio está comprometido a pagar cuando entre en funcionamiento la planta, espera que, para entonces, “se arbitren otras soluciones en la línea de la cofinanciación.

Al respecto, el munícipe plantea que después de que la Vall y otros municipios se echarán atrás cuando se acordó la instalación, “es una barbaridad que ahora tengan que amortizar los 55 millones presupuestados las dos localidades –Moncofa y Xilxes–, que juntas apenas alcanzan una población de 10.000 habitantes”.

Picher insiste en que es “fundamental” para el municipio de Moncofa “asegurar el suministro de agua para toda la vida, aunque ahora no la necesitemos”.

MEMORIA HISTÓRICA // Tener garantizado el preciado líquido es una obsesión para el responsable de este municipio. “En Moncofa hemos sufrido la salinización de los pozos durante años y hay que pasar por ahí para comprenderlo y no renegar del agua. Estoy orgulloso de que Moncofa tenga la desaladora”, matizó el munícipe.

Pese a que Acuamed no ha comunicado en los últimos meses la fecha de la puesta en marcha de la planta, todo apunta a que sería este mismo año, dado que, además de estar previsto, las obras están a punto de concluir.

Cuando eso ocurra, “veremos qué solución se arbitra para la amortización de la deuda, ya que igual se puede organizar una mancomunidad, que la Diputación entre en la financiación…”. Lo que sí hará Moncofa es “utilizar el agua de la desaladora porque hay un convenio y nos obliga a usarla”, aclaró Picher.

Para entonces, sea este ejercicio o el próximo año, el municipio moncofense dejará de abastecerse de los pozos particulares como hacen en la actualidad.

Fuente: El Periódico Mediterráneo